La confianza del consumidor estadounidense cae a su nivel más bajo en tres meses

La confianza del consumidor estadounidense cae a su nivel más bajo en tres meses

El aumento de precios ha hecho mella en la confianza del consumidor estadounidense a su nivel más bajo en tres meses

El índice general de confianza del consumidor no prevé una recuperación de la economía en el corto plazo.

El índice general de confianza del consumidor no prevé una recuperación de la economía en el corto plazo.

Foto: Justin Sullivan/Getty Images

El daño que ha causado la inflación en el bolsillo de los estadounidenses cuando pagan o adquieren productos y servicios básicos ha generado desconfianza en la forma en que el gobierno federal pretende fortalecer la economía.

El más reciente informe publicado por el Conference Board revela que el índice general de confianza del consumidor cayó de 102.2 a 100.2, esto comparado con el mes pasado.

Respecto al indicador que mide la visión de las condiciones económicas actuales, también disminuyó de 138.7 a 137.4.

Lo mismo sucedió con el índice de expectativas de corto plazo de la economía, que pasó de 77,9 a 75,4.

Al respecto, Lynn Franco, directora senior de indicadores económicos del Conference Board, señaló que los datos sugieren la posibilidad de que el próximo año pueda haber una recesión en la economía.

“La confianza del consumidor volvió a caer en noviembre, probablemente impulsada por el reciente aumento en los precios de la gasolina. Así que el Índice de Situación Actual se relajó aún más y continúa sugiriendo que la economía ha perdido impulso a medida que el año termina.
En cuanto a Las expectativas de los consumidores con respecto a las perspectivas a corto plazo se mantuvieron sombrías. De hecho, el índice de expectativas está por debajo de 80, lo que sugiere que la probabilidad de una recesión sigue siendo alta.“, indicó.

El gasto de los consumidores representa casi el 70% de la producción económica y si bien es cierto que hace unos días hubo importantes derrames económicos a través de las ventas realizadas durante el Black Friday, así como el Cyber ​​Monday, esto no puede considerarse un indicador fiable de la salud. de la economía, ya que se debe más a la costumbre de comprar regalos de fin de año y no a los gastos recurrentes de los estadounidenses durante un mes común.

Al respecto, Vivek Pandya, analista principal de Adobe Digital Insights, señaló que los altos volúmenes de compras registrados hace unos días fueron resultado de la postura que tomaron las tiendas minoristas de ofrecer altos descuentos para no quedarse con un inventario. de productos al año siguiente. .

“Con un exceso de oferta y un entorno de gasto del consumidor que se debilita, los minoristas tomaron la decisión correcta esta temporada para impulsar la demanda a través de grandes descuentos”, dijo.

Subir