Economía

Las empresas tratan de conservar a sus empleados para enfrentar una posible recesión

Varias empresas que operan en Estados Unidos comienzan a hacer ajustes en su personal ante probables situaciones complicadas relacionadas con la economía

A pesar del debilitamiento de la demanda de bienes y servicios, varias empresas se aferran a retener a sus empleados.

 

Foto: Mario Tama/Getty Images

A medida que se acerca el final del año, la idea de que la economía global entrará en recesión en algún momento en 2023 está cobrando impulso.

De este modo, varias de las grandes empresas que operan en Estados Unidos comienzan a hacer ajustes para hacer frente a los problemas o situaciones complicadas relacionadas con la economía.

Sin embargo, lejos de pensar en despidos masivos de personal, Diversos analistas coinciden en que el objetivo de las empresas es contar con los empleados adecuados que les permitan mantenerse a flote, ya que su visión es que una vez pasada la tormenta, surgirá una etapa de gran productividad. donde las empresas más fuertes lograrán obtener enormes beneficios.

El caso es que uno de los daños colaterales que generó la pandemia del COVID-19 fue la escasez de talento y mano de obra, ya que actualmente Varias empresas tienen poco personal con una tendencia de renuncias y jubilaciones anticipadas nunca antes vista.

Quizás este sea el origen de que, lejos de pensar en renovar la plantilla en los lugares de trabajo, muchas empresas se centren no solo en retenerla sino en reforzarla con más elementos a pesar del debilitamiento de la demanda de bienes y servicios.

Esta posición es demasiado preocupante si se compara con la eliminación de miles de puestos de trabajo en los sectores de tecnología, comercio electrónico e incluso financiero. Sin embargo, ninguno de los tres tiene vocación de producir bienes de consumo, además de representar un bajo porcentaje en cuanto a la generación de empleo a nivel nacional.

 

El detalle es que al escuchar que miles de personas perdieron su empleo suena escandaloso el problema de los recortes de personal, pues la verdadera preocupación radica en quién reemplazará a los trabajadores del sector productivo y de transformación donde hay escasez de mano de obra.

A diferencia de recesiones anteriores, cuando miles de trabajadores calificados fueron despedidos, varios analistas señalan que estos ahora gozarán de cierta inmunidadya que en muchos casos no hay quien los reemplace, como sucedió con los miles de empleados que, empujados por la pandemia, optaron por jubilarse anticipadamente para cuidar a sus familias o cuidar mejor su salud.

“Los contactos comerciales nos dicen que planean mantener a los trabajadores incluso cuando la economía se desacelera porque fue muy difícil atraerlos y retenerlos en los últimos años“, dijo Loretta Mester, presidenta del Banco de la Reserva Federal de Cleveland, hace unos días.

Y para acentuar aún más el problema relacionado con la falta de mano de obra en algunos sectores, los portales de búsqueda de empleo Glassdoor Inc. e Indeed Inc. presentaron un reciente estudio sobre los mercados laborales en Estados Unidos, Canadá, Francia, Reino Unido, Alemania, Australia, Japón y China, donde prevén que el envejecimiento de la población reducirá aún más la mano de obra en los próximos años, provocando que la escasez de mano de obra se agudice.