El producto interno bruto (PIB) de Nicaragua creció 4,3% durante el segundo trimestre de este año en comparación con el mismo período de 2021, informó este viernes el Banco Central de Nicaragua.

Por el enfoque de la producción, la evolución interanual del PIB trimestral se debió al crecimiento de las actividades de hoteles y restaurantes (19,3%), comercio (8,3%), industria manufacturera (6,6%), agricultura (6,5%), transporte y comunicaciones (5,8%) y explotación de minas y canteras (5,6%), precisó el banco emisor del Estado en un informe.

Por el enfoque del gasto, la variación interanual del PIB estuvo determinada por impulsos conjuntos de la demanda externa neta y la demanda interna, explicó la entidad monetaria.

El aporte de la demanda externa neta fue generado, en particular, por el crecimiento de las exportaciones (13,2%), indicó.

Por su parte, el aporte de la demanda interna se debió principalmente al crecimiento del consumo final (4,4%), agregó.

El PIB de Nicaragua creció 5,7% en el primer trimestre de este año, en comparación con el mismo período de 2021, según la información.

Con ese resultado acumulado, el crecimiento observado en el primer semestre del año fue de 5%, con una tasa promedio anual de 7,5%, según la estimación preliminar oficial.

La economía de Nicaragua creció un 10,3% en 2021, el primer año de crecimiento tras tres años seguidos de cerrar con saldo rojo, según el Banco Central.

La economía nicaragüense se había contraído en un promedio de -3.03% anual en el período 2018-2020.

El PIB disminuyó un 2,0% en 2020, como consecuencia de la pandemia de covid-19 y los daños causados ​​por los huracanes Eta e Iota, en noviembre de ese año, según la autoridad monetaria.

En 2019 cayó 3,7% y 3,4% en 2018, debido a la crisis sociopolítica que afecta al país desde hace 53 meses, según la emisora.

Para 2022, el Banco Central de Nicaragua estima un crecimiento económico de entre 4% y 5%.