Barbados va a negociar este mes un nuevo acuerdo de préstamo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para garantizar el "crecimiento positivo" del país, según la primera ministra Mia Mottley, quien advirtió que la isla atraviesa "aguas turbulentas".

El FMI aprobó un acuerdo de $290 millones con Barbados en octubre de 2018, que vence en septiembre, con el objetivo de ayudar a que la deuda sea sostenible y mejorar las perspectivas de crecimiento del país.

Mottley explicó en rueda de prensa que su gobierno había decidido volver al FMI a finales de este mes "con la intención de iniciar un programa BERT (Barbados Economic Recovery and Transformation) 2022".

“Esta decisión no se ha tomado a la ligera, se está tomando para garantizar que Barbados pueda continuar con su trayectoria de crecimiento positivo”, dijo.

El primer ministro indicó que este programa proporcionará "más medios para estabilizar" el país y "desbloquear fondos de importancia crítica".

“Estas son aguas turbulentas, pero esta no es una carrera rápida y sé que podemos al mismo tiempo crear una sociedad mejor”, agregó.

La próxima semana Mottley viajará a París y Washington. En la capital francesa sostendrá el lunes conversaciones sobre temas tributarios con representantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Posteriormente, en Washington, el jefe de Gobierno de Barbados participará en una audiencia del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes de Estados Unidos sobre problemas bancarios en el Caribe.

Barbados, antigua colonia inglesa, se proclamó república a finales de noviembre de 2021, rompiendo así sus lazos con la Corona británica.