Credit Suisse, el segundo mayor banco suizo, anunció hoy la venta de su negocio de gestión de patrimonios, Credit Suisse Trust (CST), a las firmas Butterfield (con sede en las Bermudas) y Gasser (Liechtenstein), como parte de su "año de transición". en el que ha cambiado gran parte de su consejo.

A través de dos acuerdos separados, Butterfield adquirirá clientes de CST con sede en Singapur, las Bahamas y Guernsey (una de las Islas del Canal), mientras que Gasser, un bufete de abogados, retendrá otra parte del negocio de la división Credit Suisse para manejarlo desde Liechtenstein, dijo el banco en un comunicado.

CST seguirá operando con un número "limitado" de clientes, aunque el banco suizo planea cerrar por completo el negocio dentro de algunos años, según la nota de la empresa.

El anuncio llega en un momento de transición para el banco, sumido en varios escándalos y con cuantiosas pérdidas en los últimos años que han llevado a una reestructuración de su plantilla (incluido el cargo de consejero delegado, asumido en agosto por Ulrich Koerner en sustitución de Thomas Gottstein ).

En el caso concreto de la gestión de patrimonios, hace unos días la ex primera ministra de Georgia, Bidzina Ivanishvili, denunció a CST ante los tribunales de Singapur por haber generado unas pérdidas de 1,27 millones de dólares.

Ivanishvili argumentó que la subsidiaria de Credit Suisse no tomó las medidas necesarias para proteger sus activos del fraude una vez cometido por un intermediario que actúa entre él y el banco.