La producción petrolera de Venezuela, que cayó un 28 % desde diciembre pasado tras un aumento fugaz en los últimos meses de 2021, se aleja cada vez más de la meta trazada por el presidente Nicolás Maduro de extraer 2 millones de barriles por día (bpd). al cierre del año, para lo que exige una suba del 218%, frente a los 629.000 bpd de julio.

Pese a esta caída, el presidente no redujo sus previsiones y, a solo cuatro meses de la fecha fijada, sostiene que se logrará el objetivo, "llueva, truene o relámpago", y que el crecimiento continúe después, hasta alcanzar los 3 millones de bpd en 2023.