Wall Street cerró este viernes en rojo y el Dow Jones Industrials, su principal indicador, cayó un 0,86%, acabando la semana en negativo y frenando, al menos por ahora, el "rally" estival que se viene registrando en los mercados.

Al cierre de operaciones en la Bolsa de Valores de Nueva York, el Dow Jones perdió 292,30 puntos hasta los 33.706,74, lo que supone una caída semanal del 0,2%.

El selectivo S&P 500 cayó un 1,29%, o 55,26 puntos, hasta los 4.228,48, mientras que el índice de mercado compuesto Nasdaq cayó un 2,01%, o 260,13 puntos, hasta los 12.705,22.

Con descensos semanales del 1,2% y 2,6% respectivamente, estos dos indicadores ponen fin a cuatro semanas consecutivas de ganancias en las que habían recuperado parte del terreno perdido en la primera mitad del año, aunque ambos se mantienen lejos de los niveles en los que terminaron el 2021.

Según los analistas, lo que más pesó estos días fue la perspectiva de que la Reserva Federal (Fed) pudiera continuar agresivamente con su política de subir las tasas de interés para combatir la inflación.

La publicación del acta de la última reunión de la Fed y las declaraciones de algunos de sus miembros han hecho añicos las esperanzas de algunos inversores, que confiaban en que el banco central estadounidense optaría por moderar las subidas para no enfriarse demasiado. economía.

Aunque las actas difundidas esta semana señalan la necesidad de evaluar el impacto que está teniendo la subida del precio del dinero, la Fed también deja claro que los tipos seguirán subiendo en el corto plazo.

Ahora queda por ver si esta semana es solo una pausa o si marca definitivamente el final de la recuperación que se había visto en Wall Street.

La caída estos días ha sido especialmente clara para sectores que, como el tecnológico y otros considerados de riesgo, habían repuntado con más fuerza desde los mínimos anuales que tocaron en junio.

"Hemos visto un fuerte repunte en los activos de riesgo recientemente y es posible que estemos viendo signos de agotamiento", dijo hoy el analista Craig Erlam de Oanda en una nota.

Según Erlam, las recientes subidas del mercado se han basado principalmente en algunas señales de que la inflación se está desacelerando, pero también en "una buena dosis de esperanza".

"Todavía hay mucho escepticismo y ahora los datos tienen que cumplir", dijo el experto, quien cree que los inversores están esperando algún "catalizador" que pueda "cambiar la dinámica en los mercados".

Hoy, las mayores pérdidas fueron para las empresas de bienes no esenciales (-2,1%), las financieras (-2,02%) y las tecnológicas (-1,83%), mientras que solo las energéticas (-0,02%) y las sanitarias ( 0,27%) acabado en verde.

Entre la treintena de acciones del Dow Jones, se destacaron las caídas de Boeing (-3,42%), JPMorgan Chase (-2,47%) y Nike (-2,46%). Las mejores paradas fueron Johnson & Johnson (1,52%), MSD (0,74%) y UnitedHealth (0,57%).

En el mercado petrolero, la cotización del barril de referencia en Estados Unidos acumuló hoy su tercer día consecutivo al alza, lo que no alcanzó a compensar las claras caídas del lunes y martes y dejó al precio con una caída semanal. de 1.43 %, hasta $90.77.

En otros mercados, al cierre de la bolsa, el oro cayó a 1.760,8 dólares la onza, el rendimiento del bono estadounidense a 10 años subió al 2,979 % y el dólar ganó terreno frente al euro, con un cambio de 1004. EFE

mvs/fijo