El gigante tecnológico Google ganó un caso de difamación en Australia que lo absuelve de ser legalmente responsable de publicar un artículo difamatorio al que se accede mediante un hipervínculo, según un fallo del tribunal supremo de Australia publicado el miércoles.

El Tribunal Superior de Australia determinó, por mayoría, que Google "no fue el editor del material difamatorio" ya que sólo "se limitó a facilitar" el acceso al artículo sin haber participado en la redacción o difusión" del mismo, según un declaración del máximo tribunal.

En el centro de la batalla estuvo el artículo "Underworld" (Inframundo), que fue publicado en 2004 por el diario australiano The Age y señalaba que el abogado penalista George Defteros había sido acusado de conspirar y ser cómplice del asesinato de figuras criminales en la ciudad de Melbourne, aunque un año después la Fiscalía desestimó esos cargos.

"La inclusión de un hipervínculo (...) se limitaba a facilitar el acceso al artículo de Underworld y no constituía un acto de participación en el proceso bilateral de comunicación del contenido de dicho artículo a un tercero", se lee en la sentencia del Alto Tribunal. de Australia.

La decisión del máximo tribunal publicada hoy revierte un fallo del Tribunal Supremo de Victoria, máxima instancia de esa región australiana, que determinó en 2020 que el gigante tecnológico debería pagar a Defteros, que ha hecho carrera defendiendo a figuras del hampa, unos 40.000 locales. dólares (27.976 dólares americanos o 27.496 euros).

Tanto el Tribunal Superior de Victoria como un fallo posterior del Tribunal de Apelaciones de Australia responsabilizaron a Google como editor del artículo de The Age en el momento en que los usuarios buscaron "George Defteros" en sus motores de búsqueda e hicieron clic en el enlace al artículo.