El Gobierno de Cuba comenzó este jueves a comprar dólares en efectivo a 120 pesos, cinco veces el tipo de cambio oficial, una medida compleja y trascendental que busca atender uno de los principales desequilibrios de la grave crisis económica que sufre el país.

Las principales divisas también serán adquiridas por los bancos estatales a tasas superiores a la oficial, de unos 24 pesos cubanos (taza) por el dólar y el euro.

Cuba puso en marcha en enero de 2021 la llamada “Tarea Ordenando”, una reforma económica que incluía la devaluación del peso cubano, el fin de la dualidad monetaria, el aumento general de salarios y pensiones, y la reducción de subsidios.

Desde entonces, el dólar y el euro, principalmente, han incrementado significativamente su valor en el mercado informal, hasta estabilizarse por encima de las 100 tazas.

SIN VENDER DÓLARES

La medida excluye -al menos por el momento- la venta de dólares, lo que sigue generando malestar porque muchos productos básicos solo pueden adquirirse en las tiendas en Moneda Libremente Convertible (MLC), moneda virtual cubana que opera desde 2019.

“Actualmente no tenemos la capacidad de convertir esos dólares en dinero utilizable”, dijo el ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil.

Gil, quien no precisó cuándo el Estado también comenzará a vender dólares, reconoció que no se podrá implementar una venta de dólares con una tasa de 24 a 1 "porque se requiere una cantidad de divisas que el país no tiene". ."

"MOVILIZAR RECURSOS Y SUMINISTROS"

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, defendió en Twitter la nueva medida, que reconoce en la práctica el ritmo actual en el mercado informal, tras ser criticada en redes.

“El inicio de la implementación del mercado cambiario es una de las medidas concebidas para movilizar, en el menor tiempo posible, recursos financieros e insumos”, escribió el pasado martes.

El funcionario recordó que “existen unas 70 medidas encaminadas a dinamizar el mercado interno, a partir de la captación de divisas, el incremento de los ingresos por exportaciones y la reactivación de la producción nacional”.

“Ninguno, por sí solo, resolverá todos los problemas. No nos vamos a quedar en construir un país mejor”, según Díaz-Canel.

UNA MEDIDA "INCONSISTENTE"

El economista cubano Omar Everleny calificó la medida de "inconsistente", de "corto plazo" y consideró que contribuye a avivar la inflación, ya disparada desde la "Tarea Ordenar".

"Es una medida contraproducente: si le vas a comprar dólares a la gente, tienes que venderles dólares también para prefijar los techos y no alimentar el mercado informal, que es lo que va a pasar", explicó a Efe.

El exdirector del Centro de Estudios de la Economía Cubana de la Universidad de La Habana consideró que esta medida también "contribuye a la inflación" porque "sumas masa monetaria en pesos cubanos".

“Eso quiere decir que, como estamos en una situación económica compleja, hay escasez de mercadería y si hay mucho dinero en pesos, la gente va a querer comprar el producto al precio que está fijado”, según Everleny.

El experto agregó que es una medida dirigida fundamentalmente al sector que recibe remesas o ingresos adicionales, y cuestionó a la mayoría asalariada que ahora verá cómo pierde su poder adquisitivo.

FALTA DE LIQUIDEZ Y CRISIS

La falta de liquidez estatal marca el panorama cubano actual, razón por la cual los bancos y las casas de cambio no venden divisas a las personas.

Mientras tanto, en el mercado informal, el dólar y el euro se han disparado, quintuplicando las tasas oficiales.

A ello se sumó la decisión de suspender el depósito de dólares en efectivo en la isla en junio de 2021, según el Gobierno debido a las fuertes restricciones del embargo para que Cuba ingrese esos billetes en bancos internacionales.

En este complejo escenario, el ministro cubano de Economía defendió la iniciativa como un "incentivo" para que nacionales y extranjeros vendan sus divisas directamente al Estado y no en el mercado informal.

Admitió que hasta ahora había "un incentivo para cambiar estas monedas en el mercado informal" y agregó que "hay un nivel de divisas que está entrando al país que no está siendo captado por la banca nacional".

"El objetivo estratégico es que operemos la economía en moneda nacional pero con (...) poder adquisitivo real", agregó Gil.

La medida llega en un momento de grave crisis económica reflejada en la escasez de productos básicos como medicinas y alimentos, la dolarización parcial de la economía y una fuerte inflación.

Las principales causas de esta situación son la pandemia, el endurecimiento de las sanciones económicas de EE.UU. y las fallas en la gestión económica nacional.