El poderoso sector agropecuario de Argentina exigió este sábado al recién nombrado "superministro" de Economía del país, Sergio Masa, cambios en las políticas que promuevan la actividad agroindustrial, principal fuente de ingresos de Argentina pero que también es objetivo de acusaciones y protestas.

“Esperamos que la nueva dirigencia económica esté a la altura de la difícil situación que atraviesa el país y genere la confianza necesaria para salir adelante en estos tiempos”, dijo Nicolás Pino, presidente de la Sociedad Rural Argentina, una de las cuatro mayores empleadores del país. país, en la clausura de la 134 edición del Salón Internacional de la Ganadería, la Agricultura y la Industria.

En el acto, foro histórico de las demandas del sector agropecuario frente al gobierno de turno, Pino cuestionó que el área de Agricultura pierda rango ministerial y sea absorbida por el "superministerio" que encabezará Massa, como ordenó el pasado jueves por el presidente argentino Alberto Fernández.

Pino recordó que la agroindustria es el mayor sector económico de la Argentina, con un peso del 15% del PIB y aportando 7 de cada 10 dólares que exporta el país.

“Es el campo el que da la solidez productiva indispensable para el trabajo de cualquier gobierno. Por eso les decimos a los servidores públicos: produzcan resultados. (…) Si quieren resultados diferentes a los actuales, deben hacer exactamente lo mismo. lo contrario de lo que están haciendo", dijo.

RELACIÓN COMPLEJA

La relación del sector agrario con el Gobierno nunca fue buena debido a sucesivas medidas que han afectado el funcionamiento y rentabilidad del campo y la agroindustria.

La lista de reclamos repetidos este sábado es extensa: restricciones a la exportación e importación, altos aranceles a la exportación y condiciones macroeconómicas complicadas, como problemas cambiarios, financiamiento, inflación y hasta escasez de combustible.

"Pedimos al gobierno que resuelva los problemas, en vez de hacernos víctimas de su internamiento, tratando de asegurar a toda costa la ilusión de su reelección", aseveró Pino.

El vínculo entre la patronal rural y el peronismo no ha sido fácil desde 2008, cuando se desató un severo conflicto por los derechos de exportación de granos y derivados que implicó paros comerciales, cortes de ruta y pérdidas millonarias para el país.

En ese momento, Cristina Fernández gobernaba el país y el actual presidente, Alberto Fernández, era el jefe de gabinete, cargo que dejó en medio de ese conflicto con el campo y en el que fue reemplazado por el propio Sergio Massa.

AGRO DÓLARES

Massa tendrá entre sus retos el de intentar mejorar la vinculación con el campo, un sector cuya aportación económica es clave para alcanzar las exigentes metas fiscales y monetarias acordadas en marzo por el Gobierno con el Fondo Monetario Internacional para intentar corregir la profunda crisis macroeconómica desequilibrios del país.

Luego de que Alberto Fernández acusara hace unas semanas a los agricultores de retener la cosecha en sus campos y no venderla a la espera de una mejor tasa de cambio, finalmente el pasado martes el Banco Central creó un régimen especial para incentivar la venta de la soja retenida. a un tipo de cambio más conveniente, medida cuya efectividad aún está en duda.

“Somos respetuosos, pero no vamos a permitir el saqueo de lo que hemos podido producir”, dijo Pino, quien negó que los campesinos realicen prácticas especulativas.

Según datos del sector, en el primer semestre del año se pagaron divisas por la exportación de granos y derivados por 19.144,9 millones de dólares, con un incremento interanual del 15%.

Fuentes oficiales han señalado que los productores rurales aún tienen en su poder granos sin vender cosechados por 13.000 millones de dólares.

PROTESTA CONTRA EL CAMPO

Organizaciones sociales alineadas con el oficialismo protestaron este sábado contra los grandes empresarios agropecuarios, a quienes acusaron de especular en perjuicio de "millones de argentinos".

“Exigimos que el campo suelte los granos ante las extorsiones y especulaciones que están realizando”, dijo Barrios de Pie, la organización que convocó a la protesta.

La manifestación en un principio iba a tener lugar a las puertas del recinto ferial donde se celebra la Exposición Rural, pero finalmente se celebró frente al edificio del Parlamento por temor a que se pudieran generar incidentes.

Natalie Kidd