Opinión

Pacic, el presidente y las tasas de interés

El miércoles pasado se presentó el «Paquete contra la inflación y el desabastecimiento» (Pacic), centrado en el acuerdo, por seis meses, para contener el aumento de los precios de una canasta de 24 bienes aderezado con otros elementos dignos de un ilusionista y que hacen no reducir el ritmo al que generalmente aumentan los precios en la economía, como combatir la inseguridad en las carreteras, aumentar en el corto plazo la producción nacional de arroz, frijol y maíz, y agilizar los trámites aduaneros.

Como se puede ver, no es realmente un plan de estabilización macroeconómica, no es un plan antiinflacionario; es solo un paquete de medidas para dar la impresión de que ante el aumento de la inflación en el último año, particularmente en el rubro de alimentos y bebidas no alcohólicas, el gobierno está “haciendo algo” por los consumidores, que no es cruzándose de brazos, pero que está intentando evitar que durante los próximos seis meses no suban unos precios. Preguntas al aire: ¿por qué las zanahorias, pero no los chícharos y las papas?, ¿por qué el tomate saladet, pero no el tomate bola?, ¿por qué el chile jalapeño, pero no el chile serrano?, ¿por qué el pan de caja blanco, pero no? bolillo y telera? ¿Por qué huevos de gallina blancos, pero no rojos? ¿Por qué la reducción de aranceles a 21 bienes de consumo y cinco insumos estratégicos es solo por seis meses y no de manera permanente? Misterios de los catorce.

Te puede interesar:  La Corte Corta y el Cannabis Irregular

Hay un punto adicional que vale la pena comentar, y se trata de la «solicitud» presidencial al Banco de México de no aumentar la tasa de interés, ya que dijo: «mientras menos suban las tasas de interés, mejor para que haya inversión». .» Cuatro comentarios.

Primero, cualquier plan de estabilización exitoso que logre reducir la tasa de inflación se basa en una política monetaria restrictiva que necesariamente implica un aumento en la tasa de interés a la que el banco central ofrece financiamiento al sistema bancario, es decir, la tasa de interés. financiación a un día (al nivel actual del 6,5%, la política monetaria no es realmente restrictiva, sino más bien acomodaticia). Al aumentar esta tasa, lo que se busca es que las tasas de interés de corto plazo en el mercado financiero también aumenten, buscando desincentivar el consumo (principalmente el de bienes de consumo duradero que tradicionalmente se adquieren a crédito).

En segundo lugar está el posible impacto negativo sobre la inversión de un aumento en las tasas de interés. Si bien pudiera ocurrir, la evidencia sugiere que sería marginal, sobre todo si se considera que lo que se busca es reducir gradualmente la inflación desde su nivel actual de poco más del 7% a la meta del 3 por ciento. Dado que la inflación actual no es tan alta como para requerir un ajuste de choque que llevaría a la economía a una recesión profunda y prolongada, los aumentos graduales y no grandes en la tasa de fondeo a un día no afectarían mucho a los proyectos de inversión que por su naturaleza tienen un horizonte a largo plazo.

Te puede interesar:  La cumbre (cita)

Tercero, dado el nivel actual de inflación, si el Banco de México no aumenta la tasa de interés ahora, las expectativas de inflación se mantendrían altas, lo que tendría dos efectos negativos. Primero, las tasas de interés de mercado para todos los plazos continuarían siendo altas, elevando el costo real de la estabilización. En segundo lugar, la trayectoria hacia la meta de inflación del 3% sería más lenta.

En cuarto lugar, el presidente no acepta que lo que ha desalentado la inversión en el país, reduciendo con ello el potencial de crecimiento económico, ha sido su decisión de violar el estado de derecho, cambiar arbitrariamente las reglas del juego y afectar negativamente las garantías jurídicas. La inversión no repuntará aunque el Banco de México le preste atención erróneamente y no aumente la tasa de interés; Si la inversión privada sigue estancada, no culpe al banco central porque alguien más tiene la culpa.

Twitter: @econoclasta