El sector industrial argentino logró crecer en el primer trimestre del año, pero su evolución futura genera incertidumbre, en medio de una incipiente caída en las expectativas empresariales ante los desafiantes problemas macroeconómicos del país, principalmente la alta inflación.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) informó este jueves que la actividad industrial en Argentina acumuló una suba de 3,7% en el primer trimestre.

Según el informe, los sectores que lideraron el crecimiento industrial en el primer trimestre fueron motocicletas y otros equipos de transporte (50,7%), vestuario (25,8%), maquinaria y equipo (12,5%). , tabaco (10,3%) y productos químicos (6,9%).

Según fuentes oficiales, la producción industrial de marzo estuvo un 8,6% por encima del nivel anterior al Covid de febrero de 2020 y solo un 6,9% del máximo de septiembre de 2017.

MOTORES DE ENFRIAMIENTO

Sin embargo, según datos oficiales, el sector manufacturero registró un crecimiento interanual del 3,6% en marzo pasado, lo que revela una fuerte desaceleración frente al ritmo de expansión del 8,7% interanual observado en febrero pasado.

Además, según datos del Indec, la producción industrial cayó 1,9% en marzo respecto a los niveles de febrero.

Te puede interesar:  Se desploma confianza del consumidor en EU

En el tercer mes de 2022 se observaron avances interanuales en 12 de las 16 ramas industriales incluidas en el indicador, aunque en 13 de ellas el desempeño fue peor que el observado en febrero.

El Indec también dio a conocer este jueves otro indicador que deja entrever signos de enfriamiento económico, el de la actividad de la construcción, que en marzo registró una suba interanual de apenas 1,9%, una caída de 4,1% respecto a febrero pasado y un crecimiento acumulado. en el tercer trimestre de sólo el 1,3%.

OBSTÁCULOS

La industria argentina había registrado un crecimiento del 15,8% en 2021, poniendo fin a tres años de caída en medio de la recesión económica agravada por la pandemia, pero para 2022 las previsiones privadas son de desaceleración en el ritmo de expansión de la producción manufacturera.

“En cuanto a las perspectivas, la aceleración de la inflación, las dificultades energéticas y un contexto político enrarecido, más un frente externo deteriorado, no dejan mucho espacio para el optimismo”, dijo la consultora Orlando Ferreres & Asociados en su último informe sobre la Producción Industrial. .

Por su arte, la Fundación Latinoamericana de Investigaciones Económicas (FIEL) señaló en un informe que los «obstáculos» que enfrenta la industria —problemas de acceso a divisas, suministro de energía, conflictos sectoriales, menor tracción de socios comerciales y mayor costo del crédito—, se suma el “deterioro de las expectativas producido por el salto en el registro inflacionario”, de 55,1% interanual en marzo.

Te puede interesar:  Wall Street cierra en verde y el Nasdaq sube un 3,82 %

«En perspectiva, luego de la mejora en la actividad industrial observada en el primer trimestre, se esperan desempeños sectoriales dispares», dijo FIEL.

EXPECTATIVAS EN DECLIVE

Este deterioro de las expectativas también es evidente en las encuestas del sector privado.

El índice de expectativas industriales elaborado por el Instituto de Economía (INECO) de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE) cayó a 50,1 en abril, nivel aún dentro de la «zona de expansión económica» percibida por las empresas, pero acercándose al límite de la zona de «perspectiva de contracción» y con la variable de producción industrial esperada para los próximos tres meses ya ubicada en esa «zona roja».

“Según este indicador, la recuperación se detuvo, posiblemente porque la inflación subió con fuerza”, observó el coordinador de INECO, Fausto Spotorno.