El Primero de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores, transcurrió en Argentina con actos divididos en la capital, donde organizaciones sociales y políticas se movilizaron bajo la consigna «techo, tierra y trabajo» en un caso y el rechazo al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI ) y el “ajuste” económico por el otro.

En la ciudad de Buenos Aires, sectores de la izquierda argentina marcharon hacia Plaza de Mayo con consignas de rechazo al «pacto con el FMI y el ajuste económico», así como un reclamo por la «recuperación salarial» de los trabajadores.

“Con el astronómico 6,7% (de marzo), ya se acumula el 16,1% (de inflación) en el primer trimestre del año. Los incrementos en alimentos y otros productos de la canasta familiar fueron aún mayores, golpeando los ya bajos salarios”, dijo el Frente de Izquierda Unidad en un comunicado.

“El gobierno peronista de Alberto Fernández trata de ocultar la situación con medidas cosméticas y totalmente insuficientes, que no cubren ni remotamente la canasta de indigencia que supera los 40.000 pesos (346 dólares)”, explicaron.

Según datos oficiales, los salarios en Argentina acumularon un aumento promedio de 33% en 2020, justo por debajo de la inflación de 36,1% de ese año, mientras que en 2021 los salarios subieron 53,4%, levemente por encima de la tasa de inflación anual de 50,9%.

Te puede interesar:  Elon Musk desata la confusión sobre compra de Twitter y provoca su caída

En el primer trimestre de este año, los precios al consumidor acumularon una suba de 16,1%, mientras que el índice de salarios creció 18,1%, según datos difundidos el pasado jueves por el Gobierno.

“Una miga junto al dinero que se está poniendo para pagar cada vencimiento de la deuda externa”, agregaron en la misiva.

En marzo de 2022, Argentina selló un programa de facilidades extendidas con el FMI para financiar una deuda de 44.000 millones de dólares con el organismo multilateral, derivada de un acuerdo «stand by» firmado en 2018, durante el Gobierno de Mauricio Macri (2015-2019) .

MARCHAS A FAVOR DEL GOBIERNO

Por su parte, la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), sector afín al gobierno de Fernández, marchó para exigir una “ley general de tierra, techo y trabajo que incluya medidas urgentes para transformar la realidad del sector más rezagado. ” , marcaron en un comunicado.

El grueso de las columnas de manifestantes circuló por la 9 de Julio, la principal avenida porteña, cerca del Obelisco, donde se realizó el acto central con distintos oradores de la organización.

El líder del Movimiento Evita, partido político que forma parte de la UTEP, Omar «Chino» Navarro, dijo que este día es de «lucha» y «reclamaciones obreras», en declaraciones al canal de televisión argentino TN.

“Somos conscientes de la difícil situación que vive Argentina y de lo que hemos sufrido con la pandemia. El Gobierno de Alberto Fernández ha tomado medidas muy valiosas, pero también estamos aquí para reclamar lo que falta”, agregó.

En ese sentido, Navarro dijo que muchas de las personas que hoy se movilizaron sobreviven gracias a la asistencia social del Estado.

También apuntó a las grandes empresas de alimentos del país: “aquí hay fijadores de precios que nos meten la mano en el bolsillo todos los días y un Estado que no tiene todas las herramientas para poner todo eso en orden”.

Te puede interesar:  La India prohíbe las exportaciones de trigo por el alza global de los precios

Por su parte, el presidente Alberto Fernández saludó a los trabajadores con un mensaje desde sus redes sociales.

“Este domingo les deseo un feliz día del trabajador y de las trabajadoras. Lo celebramos creando trabajo. El empleo privado creció durante 13 meses consecutivos”, escribió desde su cuenta de Twitter.

“Ya arrancamos la economía. Ahora estamos recomponiendo el salario en toda la Argentina. En febrero aumentaron 3,1% y seguiremos haciendo todo lo posible para vencer la inflación”, cerró Fernández.

Una de las mejoras observadas el año pasado en el mercado laboral argentino ha sido un crecimiento de los empleos formales, que según cifras oficiales ascendieron a 6,1 millones en diciembre pasado, logrando volver a los niveles previos a la pandemia.

A pesar de las mejoras, aún persiste la precariedad laboral, con casi un tercio de los ocupados (27%) trabajando por cuenta propia y con tres de cada diez asalariados (33,3%) trabajando en la informalidad.

DÍA DEL TRABAJADOR SIN CGT

Aunque está alineada con el presidente argentino, la Confederación General del Trabajo de la República Argentina (CGT), la mayor central sindical del país, decidió no participar del acto y en su lugar publicó un comunicado crítico con la actual situación socioeconómica.

Además, consideraron que las medidas tomadas por el Jefe de Estado para paliar la crisis «generan un alivio temporal».

“Es hora de que los price makers, los grandes especuladores financieros que multiplican sus ganancias en la crisis, asuman su responsabilidad y contribuyan a mitigar una desigualdad social que hoy es intolerable”, dijeron en un comunicado.