La necesidad de ciudadanía para millones de inmigrantes indocumentados y de mejores protecciones para los trabajadores impulsó a miles de personas a sumarse a más de 35 marchas y mítines en todo Estados Unidos este domingo con motivo del Día Internacional del Trabajo.

El grito de «Biden escucha, estamos en la lucha» fue el motor de miles de inmigrantes y trabajadores que tomaron el centro de la ciudad de Los Ángeles, donde se dieron cita para cumplir con un llamado que se hace desde hace años en el Primero de Mayo.