Empresas

Caxxor ya alista terrenos para echar a andar Corredor T-MEC


 

Carlos Ortiz, director de Grupo Caxxor, desarrollador del proyecto logístico Corredor T-MEC, que requiere una inversión cercana a los 70,000 millones de pesos, informó que ya cuentan con un terreno de 500 hectáreas al norte de Mazatlán, Sinaloa, donde será instalado. una terminal marítima de contenedores moderna y sostenible, que es central en sus planes.

Con lo anterior, dijo, se da un paso más en su cronograma de trabajo dentro de México con miras a que el corredor entre en operaciones dentro de tres años y medio, luego de iniciada la construcción.

De acuerdo con el proyecto, la carga general proveniente de Asia llegará a la terminal (donde eventualmente se podría desarrollar un nuevo puerto comercial), se cargará en una vía férrea de 300 km que cruzará Durango para llegar a Coahuila y de allí cruzar a Estados Unidos y Canadá. En el caso de otro tipo de bienes o bienes que no vengan ensamblados, podría ir uno de los cuatro parques industriales que se contemplan.

Dicho corredor es una iniciativa total del grupo y cuenta con el respaldo de National Standard Finance, que es un inversor global en infraestructura donde Ortiz también está a la vanguardia en el área latinoamericana.

En entrevista, el directivo recordó que a principios de 2020 escucharon de empresarios texanos que querían desarrollar un puerto en Sinaloa para tener una nueva salida al Pacífico. Luego se incorporó el gobierno de Durango porque quería una nueva vía férrea, posteriormente Coahuila manifestó su interés de beneficiarse comercialmente del corredor.

Te puede interesar:  Hochschild planea invertir 200 millones de dólares para construir mina de oro en Brasil  

Por sus dimensiones, aún es probable que el «ambicioso» proyecto agregue una terminal intermodal en Colombia, Nuevo León, donde incluso podría haber un aeropuerto.

Con los primeros datos técnicos del corredor, en tiempos de pandemia, Ortiz mantuvo varias reuniones con representantes de los estados y del gobierno federal, quienes han dado su visto bueno a la iniciativa privada.

“Entre los avances que tenemos, se incluye el contacto con personas de la Subsecretaría de Infraestructura (a cargo de Jorge Nuño) para establecer una comunicación directa en el desarrollo de la vía férrea a través de la figura de propuesta no solicitada, tal como propone la Ley de Participación Público-Privada Asociaciones”, explicó.

En seguimiento, durante este año se han enfocado en realizar los estudios técnicos requeridos para la vía (de la cual hay cerca del 70% del derecho de vía en manos del gobierno federal) por parte de la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transporte (SICT) como cabeza del sector, lo que implica una inversión cercana a los 600 millones de pesos, de los cuales ya están 125 millones. En este tema cuentan con el apoyo de la empresa de ingeniería Aecom, que tiene presencia en el Tren Maya.

Te puede interesar:  Entre dudas, sindicatos inconformes y nuevas reglas, empresas alistan el pago de utilidades

Su intención es que durante 2023 la agencia emita la licitación en la que también pretenden participar en un consorcio que incluye constructoras nacionales e internacionales. Aunque tienen la certeza de que habrá otros participantes que podrían ganar el concurso y recibir el pago por los estudios realizados.

Paralelamente, avanza el tema de la terminal marítima, cuya noticia ha generado mayor interés por parte de inversionistas y grandes navieras internacionales.

“Está frente al Mar de Cortés y queremos crear un nuevo puerto de última generación donde se cuide la parte ecológica. No se pretende destruir playas para el desarrollo comercial porque la terminal estará en alta mar, conectada a través de un puente a los patios en tierra. Todo estará completamente automatizado, es la promesa de la ingeniería en el cuidado del medio ambiente”, detalló.