Opinión

Toyota México, pieza clave en T-MEC

Consciente del cambio de paradigma en la industria automotriz a nivel mundial, Toyota pretende profundizar su reestructuración para convertirse en una empresa de movilidad.

Su objetivo es convertirse en una empresa 50% hardware y 50% software. Y por ahora, su principal intención es seguir siendo una compañía global que ofrece una amplia gama de alternativas para los diferentes mercados en los que opera.

México ha cobrado una enorme relevancia para el consorcio automotriz y se ha posicionado en el puesto 16 del ranking mundial de empresas.

En sus 20 años de presencia en México ha invertido 1,400 millones de dólares, ha generado 4 mil empleos directos, ha vendido 1.2 millones de autos y ha producido 1.7 millones de vehículos en el país; Ha vendido casi 90.000 híbridos eléctricos, además de reducir las emisiones de CO2 en 700.000 toneladas.

Ese es el resumen del primer mexicano en presidir la filial mexicana de Toyota, Luis Lozano, quien sin rodeos reitera que su objetivo es contribuir a la reconversión de la compañía en una empresa de movilidad con una visión más integral que va más allá de los vehículos. .

Luego de 18 años consecutivos en los que Toyota México estuvo al frente de ejecutivos estadounidenses designados desde la oficina corporativa regional en Estados Unidos, Lozano llega justo en el momento en que la automotriz está entrando en una etapa de expansión en el mercado mexicano.

Te puede interesar:  Lecciones del fallido Panaut

Este hombre de figura atlética y fanático de Spartan Race representó a la empresa en la llamada sala conjunta que acompañó a los negociadores mexicanos durante la renegociación del nuevo T-MEC.

Sin ser protagonista, ha mantenido las relaciones políticas de alto nivel necesarias para impulsar los lineamientos globales de Toyota, desde México. Aunque en su momento tanto las diferencias en la interpretación de las reglas de origen en la industria automotriz previstas en el T-MEC como la discusión en México de la Reforma Eléctrica –que finalmente fue rechazada en la Cámara de Diputados–, sí generaron preocupación. , la verdad es que con el tiempo, los miedos se disiparon.

En cuanto al primer tema, Toyota tiene claro que en caso de que gane la posición de México y Canadá, el tránsito será más fácil y, en caso de que gane la posición de Estados Unidos, Toyota está lista para cumplir con lo solicitado por el gobierno de ese país.

En cuanto a la Reforma Eléctrica, la empresa se preocupó, pero de ninguna manera modificó sus planes.

El año pasado Toyota México invirtió 170 millones de dólares y mantiene sus metas. Con todo y la pandemia, el parón económico y la crisis de la escasez de chips, el mercado mexicano se ha comportado de manera muy positiva.

Te puede interesar:  La Corte Corta y el Cannabis Irregular

En México, la venta de autos híbridos ha tenido mucho éxito.

Estos siguen siendo una gran opción. Hoy los clientes de Toyota pueden tener el holograma ‘exento’ hasta por ocho años, aunque antes era indefinido. Además de que los modelos híbridos no pagan ISAN y tenencia.

El compromiso global de Toyota no es solo por una tecnología sino por cuatro: híbrido, híbrido enchufable, eléctrico y de celdas de hidrógeno.

Considera que cada mercado se adaptará o tendrá preferencia por una de estas tecnologías.

La visión de Toyota a nivel global es tener todas las tecnologías disponibles y que los mercados las adopten de acuerdo a sus necesidades.

México, dice Lozano, es parte del mercado norteamericano y Toyota, con 15 plantas en la región, ya tiene una clara fortaleza y ventaja porque tiene un buen porcentaje de integración regional y una base de abastecimiento que abastece a su planta productiva. Veamos.