Economía

Inflación de emergentes para el 2022, en niveles no vistos en más de 30 años


 

La inflación que registrarán las economías emergentes en promedio este año, estimada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) en 8,7%, será la más alta en 33 años, según información contenida en la base de datos del mismo organismo.

En otras palabras, la presión que están ejerciendo los precios de los alimentos y la energía, debido a la guerra de Rusia con Ucrania, está impulsando un alza de los precios entre las economías emergentes y en desarrollo a niveles no vistos desde 1999 cuando, en promedio, observaron una fluctuación del 10,3%. en la inflación.

Como describió el Director de Mercados Monetarios y de Capital del FMI, Tobias Adrian, en un seminario en las Reuniones de Primavera del FMI, las presiones inflacionarias inducidas por la guerra amenazan con prolongarse más de lo previsto. Guerra cuya evolución y final son inciertos, lo que dificultará la estrategia de respuesta de los bancos centrales, dijo.

Dentro del World Economic Outlook (WEO, por sus siglas en inglés), expertos del FMI detallan que los países latinoamericanos también están experimentando presiones internas por la indexación de precios en los contratos así como presiones por una mayor demanda interna.

Según datos del FMI, las economías avanzadas también tendrán un impacto significativo, pues en conjunto estiman que registrarán una inflación anual de 5,7% en 2022, la mayor variación en 33 años.

Te puede interesar:  Los jubilados recibirían un aumento de 8.6% en sus cheques del Seguro Social en 2023 a causa de la inflación

Estas presiones exigirán respuestas mucho más agresivas de los bancos centrales que tendrán como objetivo enfriar las economías y reducir la presión de la demanda interna sobre la inflación, explicó Adrián.

América Latina y su exposición

En este contexto, los expertos del FMI estiman que las economías latinoamericanas alcanzarán una inflación promedio de 5,8% este año, que será la segunda inflación promedio más alta de la región desde 2005, cuando el récord fue de 6,3 por ciento.

Como explicó a El Economista la subdirectora de Estudios Económicos del FMI, Petya Koeava, en países de bajos ingresos como los países emergentes, las familias de bajos ingresos suelen destinar hasta el 40% de sus gastos a la compra de alimentos y al pago de facturas. combustibles

Así, la presión que ejercen los aumentos de estos bienes sobre la canasta de consumo de los que menos tienen es mucho más notoria.

El funcionario señaló que incluso en las economías avanzadas, la presión que ejercen los precios de la energía está afectando directamente el bolsillo de las personas. Por eso es importante la reacción de los bancos centrales.

Según pronósticos del FMI, la inflación en la región aún se mantendrá por encima del objetivo de los bancos centrales en 2023, cuando anticipan que en su conjunto registrarán un aumento promedio de 4,3 por ciento.

Te puede interesar:  El Gobierno peruano da un préstamo a Petroperú para evitar desabastecimiento de combustible

México, uno de los más bajos

Al revisar el detalle de las expectativas del FMI sobre la inflación esperada por los países latinoamericanos, se observa que quienes registrarán las mayores variaciones son Venezuela, de 500% anual; Argentina, con 51,7% y Paraguay con 9,4 por ciento.

Las dos economías más grandes de la región y por tanto sistémicas, que son Brasil y México, alcanzarán variaciones de inflación promedio de 8.2 y 6.8%, respectivamente.

Al enfocarse en México, el FMI anticipa que el próximo año la inflación estará en 3.9% y al cierre de 2022 estará en 5.9%, lo que marcaría un segundo año consecutivo por encima de la meta del Banco de México.

De ser correcto el pronóstico, el país tendrá la segunda tasa de inflación más alta en 21 años, solo superada por la de 2021, que fue de 7,36% anual.

De acuerdo con Tobias Adrian, del FMI, la pronta respuesta del Banco de México a las presiones inflacionarias ha sido favorable.

ymorales@eleconomista.com.mx