El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, ha admitido que la invasión rusa en Ucrania exige «sacrificios» que se reflejan en los Presupuestos del Estado propuestos por el Gobierno del socialista António Costa, aún pendientes de aprobación.

«Es un presupuesto que se concibió para definir un horizonte de cuatro años y medio» pero son necesarias «medidas urgentes» antes del inicio del conflicto en Ucrania, «que tiene sus efectos propios de la economía de guerra» y «que implica algunos sacrificios» tanto en Portugal como en otros países, dijo este viernes el jefe de Estado a los periodistas.