El gobierno del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció este viernes que volverá a alquilar terrenos públicos a empresas privadas para la extracción de petróleo y gas natural, aunque tendrán que pagar precios más altos.

El anuncio llega en un momento en que los precios de la energía se disparan debido a la invasión rusa de Ucrania y la posterior imposición de sanciones por parte de Washington y otras potencias occidentales.