Economía

Alzas en alimentos tienen alto costo social y afectan expectativas: Banxico

Foto EE: Rosario Servín

 

De acuerdo con la mayoría de los miembros de la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico), las expectativas de inflación de mediano plazo van en aumento y se acercan al rango superior del rango meta del banco central, que es 4 por ciento.

Tal como se describe en el acta de la junta monetaria del 24 de marzo, las mayores presiones sobre los precios de los alimentos tienen un alto costo social y pueden afectar las expectativas de inflación de las familias, advirtió un miembro de la Junta de Gobierno del Banco de México.

De acuerdo con lo descrito en el acta de la reunión del 24 de marzo, el impacto en las expectativas de inflación de las familias “acelera la dinámica inflacionaria aunque el precio del resto de las mercancías se comporte mejor”.

En el informe de esa reunión, donde se elevó la tasa en 50 puntos básicos por tercera vez consecutiva, otro miembro señaló que en México los productos alimenticios tienen un mayor peso en la canasta de precios y servicios sobre la que se mide la inflación en comparación con lo que lo ha hecho en otras economías avanzadas y algunas emergentes.

Por lo que los incrementos en los precios de los alimentos a nivel mundial han generado un sesgo negativo en la inflación del país.

Te puede interesar:  La Casa Blanca y Jeff Bezos se enfrentan por tema de impuestos e inflación en el país

Durante la discusión que llevó la tasa al 6,50 %, un nivel que no se veía desde el 30 de marzo de 2017, uno de los miembros argumentó que “prácticamente todos los genéricos alimentarios están creciendo a tasas anuales superiores al 4 % y alrededor de la misma tasa. la mitad registra variaciones superiores al 10 por ciento. De hecho, el dato de inflación de marzo muestra que las mercancías alimentos registraron una inflación anual de 10,08%, que es el nivel más alto desde enero de 2000 y es el primer subcomponente de la inflación subyacente en alcanzar un nivel de dos dígitos desde agosto de 2003, según el director de análisis económico en banco centralGabriela Siller.

Conflicto bélico y expectativas.

La mayoría de los miembros de la Junta señalaron el conflicto geopolítico entre Rusia y Ucrania como una fuente de incertidumbre para la economía nacional.

Si bien el impacto directo e indirecto sobre la actividad económica se dará a través de Estados Unidos, enfatizan que ejercerá presión inflacionaria dada la importancia de estos países en el abastecimiento y comercio de materias primas.

Un miembro agregó que estas expectativas están por encima de su promedio histórico, así como del promedio observado en otros episodios inflacionarios. “Uno más” consideró preocupante que desde agosto del año pasado las expectativas para los próximos cuatro años muestran una tendencia creciente. “Otro” comentó que “no se deben subestimar los riesgos que rodean el proceso de formación” de las expectativas a largo plazo.

Te puede interesar:  Actividad económica de Perú sube 3.79% interanual en marzo

Y «uno» advirtió que en los últimos meses estas expectativas (de largo plazo) ya comenzaron a revisarse al alza.

“La mayoría señaló que las expectativas extraídas por los instrumentos de mercado también se han deteriorado”.

Se refieren a las expectativas medidas a través de la compensación por inflación y riesgo inflacionario en bonos a diez años que alcanzó un máximo histórico.

tono de halcón

Según el economista jefe y director de estudios económicos de CitibanamexAdrián de la Garza, el Banco de México se ha vuelto duro en su declaración al identificar las mayores presiones sobre la inflación que son alimentadas por la guerra de Rusia con Ucrania y el aumento en las expectativas de inflación.

Tras conocer el acta, en conferencia de prensa, el estratega consideró que la mayoría de los integrantes abogan por más aumentos de tarifas y no descartan que puedan volverse más agresivos.

ymorales@eleconomista.com.mx