El Gobierno de Estados Unidos advirtió este lunes que los datos de inflación registrados en marzo y que se conocerán mañana serán «extraordinariamente altos», según sus predicciones, y achacó fundamentalmente a la invasión rusa de Ucrania.

En rueda de prensa, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, se refirió en todo momento a la alta inflación como “la subida de precios de Putin”, en referencia al presidente de Rusia, Vladimir Putin, y a la invasión de Ucrania que su país inició el pasado 24 de febrero.