Economía

Zona especial de Honduras adopta el Bitcoin como moneda de curso legal

Foto: Shutterstock.

 

Honduras Próspera, una zona autónoma especial en la nación centroamericana, anunció este jueves que adopta la Bitcoin como moneda de curso legal en esa jurisdicción en la zona del Caribe del país, cuyas autoridades bancarias advirtieron que no garantizan operaciones en criptomoneda.

La «ciudad modelo» fue lanzada en 2020 en la paradisíaca isla turística de Roatán y en una porción cercana de la costa atlántica del país, con una Zona de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) que le permita operar con autonomía administrativa, fiscal y presupuestaria, y con justicia propia.

«BTC (Bitcoin) opera como moneda de curso legal en la ZEDE Próspera», dijo esa circunscripción en su cuenta de Twitter, donde también aseguró que las empresas con criptoactivos podrán operar allí «con el mejor entorno regulatorio del mundo».

La entidad, que administra unas 23,4 hectáreas en Roatán y casi 157 en la cercana región costera donde se ubica la ciudad de La Ceiba, es la tercera «ciudad modelo» del país, cuyo vecino El Salvador se convirtió en noviembre en la primera nación en mundo en adoptar Bitcoin como moneda de curso legal.

Te puede interesar:  Elon Musk desata la confusión sobre compra de Twitter y provoca su caída

Consultada sobre el anuncio de la ZEDE, la oficina de prensa de la Banco Central de Honduras (BCH) informó que “no supervisa ni garantiza las operaciones que se realizan con criptomonedas como medio de pago en el territorio nacional”, al responder a la prensa con un comunicado que ya había compartido en marzo.

El BCH explicó que continúa con los estudios y análisis técnicos y legales para determinar la factibilidad de “emitir una moneda digital del banco central (Moneda Digital del Banco Central o CBDC) que tenga la característica de ser reconocida como moneda de curso legal. en el país».

La ley ZEDE fue aprobada en 2013 con el pretexto de promover la inversión y el empleo. La actual presidenta, la izquierdista Xiomara Castro, anticipó en su plan de gobierno que iba a derogarlo argumentando que atenta contra la soberanía nacional, pero no se ha vuelto a referir al tema tras asumir el poder en enero.