Mercados

Será temporal la fortaleza del peso: expertos


 

La fortaleza que ha presentado la moneda mexicana frente al dólar este año es temporal y la volatilidad será constante en lo que resta de 2022, destacaron directores de bancos especializados en tipo de cambio.

Entrada de remesas, aumento en el precio del barril de petróleo y pago de impuestos por parte de las empresas en dólares, son elementos para que el peso se aprecie, destacaron.

“La fortaleza del peso es temporal, es un efecto rebote de las remesas y otros factores”, dijo Julio Escandón, director general de Banco Base.

Explicó que subieron las exportaciones, hay un repunte de las remesas, es estacional, lo que ha llevado al peso a los niveles que tiene. Pero no hay condiciones internas o externas para sostenerlo en esos niveles.

“Veo un tipo de cambio entre 21 y 21,50 pesos por dólar para fin de año. No hay condiciones externas ni internas para que se mantenga”, agregó.

Escandón dijo que la volatilidad se presentará por la guerra en Ucrania, la falta de oferta de insumos, la inflación en Estados Unidos y México, factores que afectarán la confianza de los inversionistas.

En febrero ingresaron al país 3.910 millones de dólares en remesas, récord para el mes. En los primeros 60 días del año ingresaron recursos de mexicanos residentes en el exterior por 7,841 millones de dólares. El monto captado por este concepto ha aumentado a tasa anual durante 22 meses desde mayo de 2020.

Resistente

En lo que va de 2022, el peso ha ganado 2,11% frente al dólar. El 31 de diciembre de 2021 se vendió a 20,5075 unidades por dólar; el jueves cerró a 20,0748 unidades por dólar.

Los expertos destacaron que el futuro del peso enfrenta volatilidad y pronostican que habrá que pagar 21 pesos por dólar para fin de año.

Te puede interesar:  Mercado de criptomonedas borra 200,000 mdd; bitcoin roza los 26,000 dólares

Eduardo García Lecuona, presidente de Intercam Banco, también calificó de transitoria la fortaleza del peso.

El aumento de los precios del petróleo, las remesas familiares, la reactivación del turismo, son elementos que ayudaron a que el peso esté en sus niveles actuales.

El director ve como temas a seguir el aumento de la inflación en Estados Unidos y México, por los altos costos de la energía y un factor que va a influir será el alza en las tasas de interés por parte del Banco de México.

El 31 de diciembre de 2021 el petróleo mexicano de exportación se vendió a 71.29 dólares el barril y este jueves se negoció a 93.43 dólares, un incremento de 31.06% en su cotización. El 8 de marzo, el precio del barril de petróleo cotizó en $119,6 el barril, su nivel más alto del año.

Jorge Hierro, director de Finanzas de Monex, cuestionó la sostenibilidad del tipo de cambio que ha fluctuado a inicios de año.

“No es tanto que me guste o no, pero queda la duda de cuándo será sostenible a medio plazo; De aquí a fin de año pueden pasar muchas cosas. Considero que la cobertura cambiaria siempre es conveniente para nuestros clientes”, comentó el gerente del banco especializado en atender a importadores y exportadores.

La expectativa de Monex para el tipo de cambio a fin de año es de alrededor de 21 pesos por dólar y puede llegar a 22.

BBVA-Research, pronosticó en el documento “Situación México”, que el tipo de cambio terminaría el año en 21.20 unidades, por un peso resistente, ayudado por mayores precios del petróleo, bajo déficit de cuenta corriente y amplio diferencial de tasas de interés con EE.UU.

Te puede interesar:  Guerra en Europa y mal clima mantienen presión sobre los granos

Carlos Kretschmer, director de Quanta Shares, que tiene en el mercado dos fondos de inversión cotizados en peso-dólar y dólar-peso, destacó que una de las razones por las que el peso no se mantendrá en esos niveles es por el nivel de tasa de interés en los Estados Unidos.

“El riesgo para el peso y para otros activos será cuando las tasas suban agresivamente en Estados Unidos. Allí se verán afectados los mercados bursátiles de México, Europa, inmobiliario y de divisas”, explicó.

problemas externos

Salvador Arroyo, director general de CI Banco, dijo que el peso cada vez responde menos a temas locales, es una moneda global que replica situaciones globales. El dólar se ha debilitado frente a varias monedas, incluida la mexicana.

El peso aún tiene espacio para apreciarse, pero rebotará y habrá volatilidad.

A Arroyo también le preocupa la alta inflación en México, pero el aumento en el costo del dinero eventualmente ayudará a controlar el aumento de los precios.

“Además, todos los bancos centrales del mundo están subiendo las tasas de interés y eso podría ayudar al peso. Que la inversión extranjera se quede en México y también el diferencial de tasas de interés entre México y Estados Unidos, sigue siendo atractivo”, resaltó.

El consenso de analistas de mercado es que el Banco de México llevará las tasas de interés de referencia a niveles de 8% anual y bajas hasta la segunda mitad de 2023 por la alta inflación que se registra en México.

eduardo.huerta@eleconomista.mx