Economía

Inflación al 65%, el principal temor del gabinete económico en Argentina

El presidente argentino, Alberto Fernández, hizo un recorrido por los principales temas de la agenda económica, en el que también incluyó cierto temor a una espiral inflacionaria. En el Ejecutivo también evaluaron esta semana que la suba de las materias primas agrícolas no terminará de compensar la suba de los precios de los derivados del petróleo y el gas, y que la cuenta neteada arrojará un leve déficit.

En este contexto, la inflación no parece dispuesta a ceder, y la meta de inflación acordada con el FMI de oscilar entre 38% y 48% anual ya es vieja. Los esfuerzos se centran en llegar a acuerdos para evitar una aceleración de la inflación que llevaría a una suba de precios «al 60% o 65%», según vaticinó un alto funcionario a este periódico, si las negociaciones fracasan.

Sin municiones para tensar la relación, el gabinete económico relanzado apenas pretende estabilizar la inflación, y tal vez recortarla «alrededor del 50%», como reconoció la misma fuente. Sin grandes anuncios en carpeta, la apuesta para estas horas es dialogar y «desmontar el componente inercial» de los precios, que se atribuye a los empresarios por anticipar subidas injustificadas, en lo que insiste el Gobierno.

Te puede interesar:  Aumenta la demanda de los bancos de leche materna en medio de la escasez de fórmula para bebés

La reunión del Presidente con sindicalistas y empresarios, el lunes en el gremio de Salud, y el posterior almuerzo del gabinete económico dieron el puntapié a las convocatorias informales, periódicas y «permanentes» que el Ejecutivo quiere encontrar con el sector privado.