Sector Financiero

Así es -en parte- como Irene Espinosa, Galia Borja y Claudia Álvarez, han llegado a la cima del Banxico


 

De los cinco miembros que integran la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico), tres son mujeres, incluida la gobernadora. También la dirección general del organismo, está a cargo de uno de ellos.

Pero el camino para llegar hasta allí no ha sido fácil. Su camino ha sido largo y con no pocos sacrificios, pero el esfuerzo ha valido la pena y ha marcado historia en la estructura de los bancos centrales.

“Tenemos una agenda pendiente para lograr que más mujeres logren llegar al nivel gerencial y que tengamos más directoras”, dice Irene Espinosa, vicegobernadora.

En su caso, dice en el conservatorio “(Mujeres) Economistas en la Banca Central”, organizado por la sociedad de estudiantes de economía del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), su vocación de servicio público le viene de sus padres, aunque su inició su carrera en la emblemática área de estudios económicos de Banamex y luego pasó por Conacyt.

Comenta que, como muchas mujeres a lo largo de su carrera, cuando era madre tuvo que retirarse de la vida laboral por dos años, y luego, empujada por su madre, se fue a trabajar y estudiar en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM). ), algo que, sin embargo, no fue fácil.

«Entendí que puedes desempeñar dos roles, pero necesitamos una red de apoyo», dice.

Luego vino el salto al ámbito internacional, cuando fue a Washington a colaborar con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Sin embargo, esta situación le costó su matrimonio.

Te puede interesar:  Arturo Herrera y Luis Felipe López Calva tendrán cargos de dirección en el Banco Mundial

De regreso en México, como secretaria de Hacienda, el titular del Banco de Pagos Internacionales (BIS), Agustín Carstens, la invitó a incorporarse al organismo, pasando, en algún momento, por la Tesorería de la Federación. “En mi carrera he tenido jefes hombres que me han apoyado y alentado”, dice ella.

En 2017 habla, se atrevió a romper el techo de cristal y levantó la mano para pedirle al entonces secretario de Hacienda, José Antonio Meade, que lo consideraran vicegobernador de Banxico.

“Hay que levantar la mano, decir lo que nos interesa porque los que toman las decisiones no saben cuáles son nuestras intenciones”, aconseja.

Agrega: “El Banco de México es una institución de primera, increíble, adorable, muy fácil de querer y he podido aprender mucho”.

De matemático a vicegobernador

La otra vicegobernadora es Galia Borja. Estudió matemáticas en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), pero luego se dio cuenta de que su vocación era el servicio público.

Fue así como a principios del 2000 logró incorporarse al entonces Gobierno del Distrito Federal, cuando al frente estaba Andrés Manuel López Obrador.

Allí, explica, pudo aprovechar su experiencia como matemático para implementar sistemas más ágiles e innovadores, por ejemplo, para el pago de impuestos. “Ahí fue donde descubrí mi vocación de servicio público”.

Te puede interesar:  La Agencia Nacional de Aduanas arrancó operaciones con 860 millones de pesos

Al igual que su colega en Banxico, también pasó luego por la Tesorería de la Federación hasta que en 2020 fue propuesta por el propio López Obrador y avalada por el Senado, para vicegobernadora de Banxico.

Para ella, dice, la maternidad llegó tarde “cuando todo parecía indicar que ya no iba a suceder”. Esta situación, agrega, ya no le permitía darse el lujo de descansar un poco, e incluso menciona que cuando fue a dejar a su hijo a la guardería con solo unos meses, fue ella quien salió llorando del lugar.

“Me empezaron a dar altas responsabilidades, y como muchas mujeres me enfrenté a estos dilemas. Terminó sopesando la idea de que se puede hacer”, dice.

Aunque reconoce que ha sacrificado tiempo con la familia, destaca que “el trabajo, además de darnos la satisfacción de sentirnos útiles, nos da independencia económica”.

“Ser Banxico no te quita”

Claudia Alvarez, cuenta con amplia experiencia en Banxico. Ingresó al banco en 1993, y aunque estuvo fuera de 2002 a 2007, es directora general del organismo central.

“Ser Banco de México no te lo quitan; vela por el país y lo importante que es para los mexicanos”, refiere.

rrg