Mercados

Bolsa vive sequía en tres años de gobierno de AMLO; solo se realizó una OPI

La inestabilidad económica y política que se ha producido bajo la administración de Andrés Manuel López Obrador acentuó la crisis que ya atravesaba la Bolsa y pagó una mayor sequía de ofertas a la Bolso; de hecho, cada vez más empresas buscan retirar sus acciones.

En el mercado de valores, las empresas pueden obtener financiamiento para desarrollar sus proyectos mediante la emisión de valores, o la colocación de deuda. Una de las alternativas es la venta de acciones al público inversionista por primera vez, lo que se conoce como Oferta pública inicial (OPI).

A pesar de que en julio de 2018 mes en el que AMLO fue elegido inició operaciones el Bolsa Institucional de Valores (BIVA) para competir con el Bolsa Mexicana de Valores (BMV), la escasez de OPI es una constante en lo que va de este sexenio.

La última oferta pública inicial la protagonizó Cox Energy -empresa de energía solar fotovoltaica- en julio de 2020, en BIVA. Ésta es la única Oferta realizada en la Bolsa de Valores Nacional en los casi tres años de gobierno del presidente.

Para tener una mayor dimensión de la sequía que se vive en las Bolsas Mexicanas de Valores, en los tres sexenios anteriores se registraron un total de 54 OPI: nueve estaban en el gobierno de Vicente Fox; 18 con Felipe Calderon, y 27 en el de Enrique Peña Nieto, según datos del informes anuales de la BMV.

Sin embargo, el país experimentó varias crisis durante esos gobiernos que pusieron fin a las OPI durante algunos períodos. En los últimos 20 años, no hubo OPI en 2001 y 2002, con Fox; en 2009, con Calderón; en 2018, con Peña Nieto, y en 2019 y en los 10 meses hasta octubre de 2021, con López Obrador.

Frotar con la iniciativa privada «asusta» las colocaciones

Analistas consultados por EL CEO señaló que si bien la escasez actual de OPI se debe a varios factores, las decisiones que se han tomado desde Palacio Nacional y el fricción con la iniciativa privada Son los principales obstáculos por los que las empresas deciden no obtener financiación a través de la Bolsa de Valores.

Las OPI ocurren en un contexto donde hay oferta y demanda. Para ello, se requieren las condiciones de estabilidad macroeconómica, reglas de juego claras y el estado de derecho, porque esto da tranquilidad para las inversiones a largo plazo.

comentó Carlos González, director de análisis y estrategia bursátil de Monex

Gabriela Siller, directora de análisis económico de Banco BASE, destacó que la aversión de las empresas se dio de forma paulatina, primero con la cancelación de la Aeropuerto Internacional de la Ciudad de Nuevo México (NAIM) y posteriormente con la consulta pública que supuso el freno a la construcción de laa la planta cervecera Constellation Brands en Mexicali.

Los especialistas coinciden en que a estos hechos se sumaron iniciativas para reformar el Ley de hidrocarburos, los Ley de la Industria Eléctrica, los Ley del Banco de México, además de la regularización de contratos con la eliminación de la subcontratación y la irrupción de la pandemia COVID-19 que afectó los negocios de la mayoría de las empresas.

No te pierdas: «Nacionalizar» el sector eléctrico afectará la cobertura energética y se remonta a tres décadas

La pProducto interno bruto de México (PIB) El año pasado sufrió su declive más profundo en décadas, luego de haber tenido su primera contracción en 2019 desde la administración de Calderón, algo que se atribuye a las políticas económicas implementadas por el gobierno de AMLO.

González enfatizó que una de las limitaciones en medio del clima de incertidumbre es la falta de incentivos fiscales que animan a las empresas nacionales a cotizar en bolsa. A pesar de la desaceleración del crecimiento económico, en México existen las condiciones para tener hasta 500 empresas cotizan en bolsa, según el analista de Monex.

Pero la realidad es diferente, los datos muestran que los inversionistas se están alejando cada vez más de las acciones de las empresas mexicanas y optan por empresas internacionales. En el segundo trimestre de 2021, el Sistema Internacional de Cotización (SIC) representó el 54% del volumen total negociado en la BMV.

El mercado se contrae

Cuando Vicente Fox inició su sexenio, cotizaban 172 empresas en el mercado nacional. A lo largo de los años, ese número se redujo a 145 estaciones en la lista actual, una disminución del 16%.

Tres factores son claves detrás de esta caída: la baja comerciabilidad en el mercado mexicano, los costos que implica para las empresas mantenerse cotizadas y la cultura financiera del país.

México siempre ha tenido el problema de ser un mercado de bajo volumen. De las empresas que cotizan (actualmente) 100 empresas no tendrían que cotizar en bolsa porque no tienen el volumen mínimo. Cotizar es un pasivo, cuesta a las empresas

dijo Amín Vera, director de análisis económico de BlackWallStreet Capital

Cuatro empresas que componen el Índice de precios y cotizaciones (IPC) América Móvil, Walmart de México, Fomento Economico Mexicano y Grupo Financiero Banorte, principal referencia bursátil mexicana, dan cuenta del 45% de la ponderación del mercado, mientras que casos como Homex y Pochteca tienen poco volumen de negociación, por lo que tienden a presentar movimientos abruptos en su precio cuando hay más demanda de sus papeles.

La BMV estipula que para que una empresa sea pública en el mercado de capitales, debe tener gobierno corporativo, estados financieros auditados, un historial operativo de al menos 3 años y un capital contable de 20 millones de UDIs y al menos 200 accionistas.

Además, están los gastos de las emisiones como los honorarios de los suscriptores, el pago de mantenimiento a la BMV, el registro nacional de valores y la contratación de capacitadores que cubran los volúmenes mínimos de operación.

Estos costes y las bajas valoraciones hacen que las empresas opten por otros métodos de financiación, como el crédito, en un contexto de tipos de interés bajos. A esto se suma que en México menos del 2% de la Población Económicamente Activa (PEA) participa en Bolsa, aun con el aumento de cuentas individuales en casas de bolsa en el último año, explicó Vera.

Lea también: Casas de bolsa, ¿cómo empezar a invertir?

Próximas salidas

En las ultimas semanas Telecomunicaciones Maxcom informó que Transtelco Holding lanzó una Oferta Pública de Adquisición (OPA) para comprar las acciones y sacarlas del mercado de valores, mientras que Urbi anunció que un grupo de accionistas podría realizar una o más ofertas públicas, que concluirían en una eventual salida.

Con esto, se suman a un grupo de empresas que buscarán salir del mercado de valores como Bio Pappel, de Miguel Rincón, quien la semana pasada recibió autorización de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) para anular el registro de sus acciones.

Otros casos son Lala, del empresario Eduardo Tricio, que concluyó su OPA en septiembre y aguarda su próxima junta de accionistas para solicitar su exclusión de la BMV, y Pochteca, que tiene la intención de salir de la bolsa de valores.

Te puede interesar: La debacle de Lala a 8 años de su llegada a la BMV

IEnova y General de Seguros También se encuentran en proceso de baja de la BMV. Otras estaciones llevan varios años arrastrando solicitudes, como es el caso del fabricante de toallas Hilasal, Ingeal, antiguo propietario de la marca de galletas Mac’Ma y de la cadena de Farmacias Benavides.

Durante el gobierno actual, Rassini, productor de componentes de suspensión para vehículos comerciales ligeros, completó la baja de sus acciones en 2019.

Es probable que más empresas sigan saliendo en lugar de más. La desventaja es que cuanto más pequeño el mercado tiende a ser más ineficiente (…) Se está remontando varios años en la cultura financiera de la empresa

Siller indicó

Este contenido fue publicado originalmente en: Link