Economía

Banxico subió tasa a 4.75% en decisión por mayoría; Esquivel votó en contra


 

La Junta de Gobierno del Banco de México aumentó la tasa de fondeo interbancario en un cuarto de punto para dejarla en 4.75% en una decisión por mayoría de cuatro a uno.

«Si bien se espera que los choques que han afectado la inflación sean transitorios por la diversidad, magnitud y horizonte extendido en que la han afectado, pueden implicar riesgos para la formación de precios y las expectativas de inflación», argumentaron en el comunicado.

Este fue el tercer anuncio consecutivo de un aumento de un cuarto de punto porcentual y también fue el tercero donde el vicegobernador Gerardo Esquivel votó para dejarlo sin cambios, y se convirtió en el primero donde la mayoría que decidió aumentar la tasa fue apoyada por Vicegobernadora Galia Borja.

En las perspectivas que acompañaron al anuncio, el cuerpo colegiado informó que espera para fines de este año una variación anual de la inflación de 6.2%, que contrasta con la previsión de 5.7% en agosto.

Ahora pospusieron hasta el tercer trimestre de 2023, momento en que el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) coincidirá con el objetivo específico del 3 por ciento. En el anuncio anterior, estimaron que esta convergencia se produciría en el primer trimestre de 2023.

La Junta de Gobierno destacó entre los riesgos globales los asociados con la pandemia de Covid-19, las presiones inflacionarias y los ajustes a las condiciones monetarias y financieras.

Si bien se espera que los choques que han afectado la inflación sean transitorios debido a la diversidad, magnitud y horizonte extendido en que la han afectado, pueden implicar riesgos para la formación de precios y las expectativas de inflación ”.

Estado de cuenta del Banco de México

Analistas de firmas consultoras como Moody’s Analytics, Pantheon Macroeconomics y los bancos de inversión BNP Paribas y Goldman Sachs, coinciden en que el tono de la declaración se ha endurecido. Los cuatro coinciden en que el banco central elevará la tasa hasta el 5,25% a fin de año, que se completará con dos subidas más de un cuarto de punto cada una.

Sin embargo, el director para Latinoamérica de Moody’s Analytics, Alfredo Coutiño, aclara que «es una reacción tímida a la evidencia de inflación que duplica su objetivo y que lo seguirá siendo al menos hasta fin de año».

No apunta a la convergencia

En el comunicado del sexto anuncio monetario del año, explicaron que en las siguientes decisiones «la Junta de Gobierno evaluará los factores que inciden en la trayectoria esperada de la inflación y sus expectativas para que la tasa de referencia sea en todo momento consistente con la ordenada y convergencia sostenida de la inflación general a la meta del 3% en el plazo de la política monetaria ”.

Sin embargo, el experto de Moody’s Analytics dice que “llevar la tasa a 4.75%, que es mucho menor que la variación de la inflación, coloca las condiciones monetarias por debajo de la neutralidad y no corresponde al único objetivo del Banco de México que es preservar la compra poder de la moneda ”.

La economista por México del banco de inversión BNP Paribas, Pamela Díaz, consideró que hay un tono hawkish reflejado en el aumento de las previsiones de inflación y en la nueva composición del voto de los miembros del Directorio.

Pero aclaró que aumentos de un cuarto de punto no serán suficientes para lograr la convergencia al objetivo si ocurren choques externos que desvíen nuevamente la trayectoria de la inflación.

Funcionarios del Banco de México han explicado que el horizonte en el que opera la política monetaria va de siete a nueve meses.

Tono neutro

El economista senior de Pantheon Macroeconomics para América Latina, Andrés Abadía considera que el ciclo de alzas y endurecimiento de las condiciones monetarias está abierto. Pero al dejarlo abierto al comportamiento de los datos futuros, no hay una respuesta contundente.

«En un momento de mayor incertidumbre externa e interna como el que prevalece, es muy importante que la política monetaria siga siendo el ancla de la estabilidad», dijo.

La percepción es similar para el economista latinoamericano de Goldman Sachs, Alberto Ramos, quien considera que la orientación de la política monetaria sigue siendo neutral.

«En nuestra opinión, las próximas decisiones monetarias en México estarán sujetas a sorpresas que pueden ocurrir en la inflación doméstica o algún cambio más agresivo en la orientación del Comité Federal de Mercado Abierto de la Fed».

Los próximos anuncios monetarios están programados para el 11 de noviembre y el 16 de diciembre, los últimos con Alejandro Díaz de León como gobernador de Banxico.

yolanda.morales@eleconomista.mx

Este contenido fue publicado originalmente en: Link