Soldados del Ejército británico comenzarán a distribuir combustible a las gasolineras del país a partir de este lunes para paliar la falta de transportistas, lo que ha provocado el cierre de muchas estaciones de servicio y largas colas de espera para repostar.

Casi 200 miembros de las Fuerzas Armadas, 100 de los cuales serán conductores, serán desplegados para paliar la situación luego de recibir entrenamiento de emergencia.