Empresas

Fábricas han tenido que modificar sus ritmos de producción ante la falta de electricidad

En el sur de China, las fábricas se apresuran a cumplir con los pedidos navideños, y en el norte, los residentes más cautelosos compran velas para hacer frente a la escasez de electricidad. Y es que la segunda economía mundial sufre apagones que amenazan y afectan la cadena de suministro global.

Varios factores llevaron a cortes de energía en un país donde casi el 60% de la economía funciona con carbón.

Los altos precios del carbón, el control estatal sobre el precio de la electricidad y los rígidos objetivos de emisiones se han combinado para poner en problemas el suministro eléctrico, lo que ha obligado a muchas regiones a adoptar medidas para contener el consumo de energía en los últimos meses.

En Guangdong, un centro de fabricación que produce masivamente de todo, desde productos electrónicos hasta ropa que China exporta a todo el mundo, cadenas de suministro enteras han sufrido apagones o restricciones durante semanas.

Se han desconectado algunas máquinas con un alto consumo eléctrico y se han reducido las horas de trabajo para aliviar la presión sobre las redes locales.

«Necesitamos que los proveedores cumplan con sus plazos, les pedimos que hagan turnos de noche o usen sus propios generadores para asegurar la producción», dijo a la AFP Sherman Chan, subdirector de Express Luck, un fabricante de televisores.

Dijo que los costos han aumentado porque los proveedores han tenido que invertir más para cumplir con los pedidos.

Empresas como el productor de alimentos chino Toly Bread o los proveedores de Tesla advierten de retrasos en la producción a medida que empeora la crisis.

«Los principales culpables son la escasez mundial de energía y los controles chinos sobre los precios de la electricidad», dijo en una nota Julian Evans-Pritchard, analista de Capital Economics.

La crisis llevó a los bancos de inversión Goldman Sachs y Nomura a rebajar sus previsiones de crecimiento para el gigante asiático esta semana.

Por su parte, los propietarios de las fábricas dicen que las próximas semanas serán críticas para cumplir con los pedidos de exportación navideños.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link