Mercados

Café toma respiro con pandemia; precios suben, pero persiste volatilidad

Después de una recuperación gradual de plagas como la roya y el comercio a niveles bajos en los últimos años, el café encontró un respiro en 2021 con un rebote en los precios, aunque persiste la incertidumbre sobre cuánto durará.

los contratos de futuros de café en Nueva York, que en los últimos años rondaban el dólar la libra, en lo que va de 2021 han visto niveles por encima de los dos dólares, alcanzando niveles no vistos desde 2014. De hecho, el jueves el contrato para entrega en diciembre cerró la sesión en $ 1.94 por libra y se espera que esto continúe en los próximos meses.

En general, esperamos que estos niveles se mantengan al final del año, alrededor de 2 dólares la libra.

estima Ana Azuara, especialista en el mercado de commodities del Banco BASE.

La caminata comenzó debido a un mayor demanda de café a nivel mundial como consecuencia del confinamiento por la pandemia y se acentuó por condiciones climáticas como las heladas que afectaron Brasil entre julio y agosto, además de problemas en las cadenas de suministro, dijo el especialista.

El pico más alto en lo que va de año se registró el 26 de julio, cuando el precio alcanzó el $ 2.15 por libra en medio de preocupaciones sobre el posible impacto que tendría en la producción, pero se moderó una vez que se supo que el impacto no era significativo.

Azuara mencionó que es difícil saber cómo se moverá el precio el próximo año porque, como otros granos, está sujeto a las condiciones climáticas, pero hay pronósticos del Departamento de Agricultura de EE. UU. que sugieren que la demanda podría exceder la oferta, por lo que los precios de 2,15 a 2,25 dólares la libra.

Sin embargo, esto podría representar una mala noticia para los amantes del café, ya que «en Al fin y al cabo, los productores van a absorber el precio en la medida de sus posibilidades y van a terminar pasándolo a los consumidores ”, dijo el analista de Banco BASE.

Productores con incertidumbre

Debido a la combinación de factores climáticos y cadenas de suministro, el alza de este año también estuvo acompañada de una mayor volatilidad, lo que genera dudas entre los productores sobre lo que significa para sus cosechas.

El promedio mensual del precio indicativo compuesto del Organización Internacional del Café (OIC), que rastrea los precios de exportación de cuatro grupos de cafés, registró su décimo avance consecutivo en agosto, con un aumento del 5,2%, a 160,14 centavos la libra.

En esta clasificación, cafe mexicano Se ubica en el «otro blando», cuyo precio promedio en el octavo mes del año subió un 5,8% a 216,24 centavos la libra, el promedio mensual más alto desde octubre de 2014, según el ICO.

Te puede interesar:  Petróleo sube por renovada demanda por gasolina y debilidad del dólar

Con base en esta guía, y los precios del café de exportación que llegan a Laredo y Nueva York, en los Estados Unidos, el Productores mexicanos Calculan cuánto se paga en el campo.

Fernando Celis Calleja, Portavoz de la Coordinadora Nacional de Organizaciones Cafeteras (CNOC), explicó que los últimos cuatro ciclos (el período anual que va de octubre a septiembre) al productor se le pagó menos de 2,000 pesos por quintal de café pergamino (que se le quitó la cáscara para obtener el café verde).

Este año, el precio del quintal (46 kilos) se incrementó en más de 1.000 pesos, aunque indica que las fluctuaciones alcistas de los últimos meses no siempre se reflejan en el pago a la caficultores.

Por ejemplo, mientras que los futuros alcanzaron el máximo de julio en Nueva York, en Chiapas o Oaxaca —Algunos de los principales estados cafetaleros de México— aún pagaban los correspondientes 3.800 pesos por quintal de pergamino, «pero en Coatepec (Veracruz) pagaban 3.500, por lo que no se ajustaron al alza a las referencias», puntualizó.

Además, el repunte de los precios se produjo cuando la cosecha del café de cereza por lo que algunos cafetaleros no lograron aprovechar el alza, pero señala que si continúan, les podría dar alivio.

La pregunta es si las empresas van a pagar esos precios (…) si venimos de cuatro ciclos de menos de 2.000 pesos y ahora el productor ha hecho un esfuerzo por contener la roya y mantener la producción, es un respiro. si durante esta cosecha se mantienen esos niveles, estaría por encima de los costos de producción

Sin embargo, explicó que en otros años las subidas de precios no han durado mucho, “hay mucha incertidumbre sobre si afectará más a la cosecha brasileña, muchos dicen que sí y que puede subir más, otros dicen que no, que sí. se repondrá con las lluvias que habrá (…) se ve que estos meses en el La cosecha mexicana va a ser de mucha volatilidad ”.

Félix Martínez Cabrera, El presidente de la Asociación Nacional de la Industria del Café (Anicafé), considera que si persiste el alto precio las próximas cosechas aumentarán.

«Ojalá y el precio se mantenga, porque seguramente si se mantiene el precio para la cosecha que termina en marzo tendremos que el año que viene habrá mantenimiento de fincas y seguramente tendremos mayor producción», dijo. durante un foro virtual organizado por la empresa Yara.

Martínez Cabrera recordó que la peste de roya en la última década provocó una caída en la producción de 4,2 millones a 2,2 millones de sacos (60 kilos), situación que se ha revertido en los últimos años renovando plantaciones con variedades más resistentes.

Te puede interesar:  Peso se aprecia 1.40% al cierre, su mejor día desde el 15 de julio

Para la cosecha de este año, dijo, se espera que se mantengan niveles de entre 3,8 y 4 millones de sacos.

La pandemia afectó los hábitos del consumidor

Si bien la pandemia no tuvo un impacto perceptible en la producción, porque “el campo no se detuvo”, sí impactó en la hábitos de consumo, expuesto Felix Martinez.

Confinamiento provocó una caída en la llamada red Horeca (acrónimo de hoteles, restaurantes y cafés) e impulsó el consumo en el hogar, lo que benefició a canales de venta como comercio electronico y supermercados.

los reducción de ingresos derivada de la crisis económica hizo que el consumidor optara por opciones como café soluble y liofilizado, mientras que en los deciles más altos el uso de cápsulas y máquinas de café.

Esta tendencia es un pequeño retroceso en el crecimiento del consumo de café en grano observado en los últimos años, impulsado principalmente por las cafeterías, donde Starbucks domina en cuota de mercado, con 51,9%; seguido por Café Punta del Cielo (11,1%), La empresa italiana de café (9,9%), Finca Santa Veracruz (4,5%) y Cielito Dear Coffee (3,7%).

Otras cadenas comparten el 18,9% restante, según información de Statista a 2020.

los café soluble, comercializada por grandes empresas como Nestlé, utiliza principalmente la variedad robusta, que es más barata y representa una proporción mínima de la producción nacional en comparación con la variedad arábica, que según Yara representa el 96% del total.

Sin embargo, la previsión es que a medida que se reanuden las actividades fuera del hogar, se recuperará el impacto en el canal horeca.

“Tuvimos una caída de entre 280.000 a 3.000.000 sacos aproximadamente, se recuperará en este segundo semestre y en el próximo año, con eso volveremos a niveles de consumo de tres millones de sacos”, dijo Martínez.

El impulso al consumo interno de café en grano también podría abrir la puerta al establecimiento de precios internos y menos sujeto a las fluctuaciones de los mercados externos.

Santiago Argüello, Director General de Promoción de la Agricultura del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, detalló en el foro de Yara que el gobierno buscará impulsar la consumo per cápita en 500 gramos para 2024, con lo que pasaría de 1,5 a 2 kilogramos.

Fernando Celis considera que el consumo per cápita aún tendría que crecer hasta los 2,5 kilos para hacerlo posible, pero considera que en una década puede haber un cambio importante.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link