Economía

Hacienda recauda 92 millones hasta junio por la ‘tasa Google’, un 9,5% de lo previsto para todo 2021

Sede de Google en Dublín, Irlanda.
Sede de Google en Dublín, Irlanda.AFP
 

El impuesto sobre determinados servicios digitales, más conocido como Tasa de Google, aportó 92 millones de euros a las arcas públicas hasta junio, lo que representa solo el 9,5% de lo que Hacienda espera recaudar por él en el conjunto del año: 968 millones. Así se desprende del último informe de recaudación publicado este jueves por la Agencia Tributaria, que incluye un crecimiento acumulado de la recaudación tributaria del 17,2% en lo que va de año.

Más información

  • El Senado aprueba las tarifas de ‘Google’ y ‘Tobin’, que entrarán en vigor a principios de 2021

los Tasa de Google Entró en vigencia a mediados de enero, pero el primer pago, previsto para abril —las liquidaciones son trimestrales—, tuvo que retrasarse hasta el segundo trimestre porque aún no estaba listo su desarrollo regulatorio. Este impuesto grava el 3% en servicios como la publicidad online, la intermediación online y la venta de datos generados por el usuario durante su actividad, y afecta a empresas con ingresos globales superiores a 750 millones y facturación en España de más de tres millones.

Algunos de los hechos imponibles inicialmente contemplados, como las transacciones intragrupo, disminuyeron durante la tramitación de la regulación, lo que unido a la caída de los ingresos publicitarios por la crisis explica parte del desfase entre lo recaudado hasta el momento y las previsiones. . Hacienda ya había bajado sus previsiones antes de la pandemia (de 1.200 a 968 millones), que aun así varias organizaciones consideraron demasiado optimistas.

‘Impuesto Tobin’

En enero, el impuesto a las transacciones financieras o Impuesto Tobin. Este impuesto, que se liquida mensualmente, se ha traducido hasta el momento en unos ingresos de 185 millones, cifra también muy por debajo de las previsiones del Tesoro para el conjunto del año, de unos 850 millones. Al igual que el impuesto digital, su primer pago tuvo que retrasarse dos veces porque el desarrollo regulatorio no estaba listo.

Este impuesto grava al 0,2% la venta de acciones de sociedades españolas con una capitalización bursátil superior a los 1.000 millones y debe ser pagado por los intermediarios financieros que realicen la adquisición, excluyendo la compra de acciones en pymes y sociedades no cotizadas. También en este caso, algunos hechos imponibles fueron excluidos del borrador final, como transacciones intradía y contratos por diferencia.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link