Economía

Brexit deja sin gasolina a ciudades británicas


 

El lunes y durante todo el fin de semana, se formaron largas colas frente a las estaciones de servicio del Reino Unido, especialmente en las grandes ciudades y en la capital, Londres.

Las estaciones de servicio se quedaron sin combustible y los proveedores comenzaron a racionar o limitar las ventas por usuario.

Los conductores hicieron fila durante horas para llenar sus autos con gasolina en las estaciones que todavía vendían combustible. Ante la situación, las autoridades pidieron dar prioridad a los trabajadores del Servicio Nacional de Salud para mantener abiertos los hospitales.

El fenómeno, dicen las autoridades y organizaciones empresariales, no se debe a la falta de energía, sino a la falta de transportistas, lo que está llevando sus cadenas de suministro a un punto de extrema tensión, involucrando todo tipo de productos, desde alimentos hasta combustibles. . El motivo: Brexit, es decir, la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

El presidente de la British Motorists Association, Edmund King, dijo a los medios este fin de semana que no hay escasez de reservas de gasolina o diésel en Reino Unido, pero que la falta de suministro responde a problemas logísticos.

Te puede interesar:  Elon Musk vende acciones de Tesla por unos $6,500 millones de dólares

«Hemos estado hablando con funcionarios gubernamentales y grandes compañías petroleras y podemos reiterar que no hay ningún problema de suministro en la fuente», dijo King a la BBC.

El gobierno ha pedido no hacer compras de pánico, pero el problema no está resuelto. La Asociación Británica de Transporte por Carretera (RHA) advirtió que en el Reino Unido faltan alrededor de 100.000 conductores para satisfacer las necesidades del sector del transporte de mercancías.

Uno de los desencadenantes de la crisis del transporte es el Brexit porque muchos conductores europeos regresaron a sus países de origen, según la RHA. Con Brexit, las empresas británicas ya no pueden contratar ciudadanos de la UE sin un permiso de trabajo.

La pandemia también ha impedido que se emitan nuevas licencias de transportista en los últimos meses.

Durante meses, los supermercados, los procesadores de alimentos y los agricultores han advertido que la escasez de conductores de vehículos pesados ​​estaba presionando las cadenas de suministro, lo que dificultaba la entrada de productos en los estantes.

Para resolver la crisis, el gobierno encabezado por Boris Johnson decidió modificar su política de inmigración posterior al Brexit e hizo un anuncio durante el fin de semana.

Te puede interesar:  En EE.UU, los consumidores eligen pollo sobre la carne de res ante los altos precios

El gobierno otorgará hasta 10.500 visas de trabajo provisionales en diferentes áreas. De estas, 5.000 visas temporales serán para camioneros extranjeros y tendrán una duración de tres meses.

Además, según la prensa británica, el gobierno prevé utilizar el ejército para hacer frente a la escasez a pesar de que los soldados no están entrenados para manejar vehículos grandes y desconocen los procesos en las estaciones de servicio.

Alemania piensa

La falta de transportistas y la escasez de gasolina, que han empeorado este fin de semana, son «un problema» vinculado al Brexit, dijo el lunes Olaf Scholz, ministro de Finanzas alemán y posible próximo canciller.

«Trabajamos duro para convencer a los británicos de que no abandonen la Unión Europea», pero «ahora que han decidido hacerlo, espero que puedan manejar los problemas que surjan», dijo.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link