Opinión

Al rescate de Agroasemex

Quienes sostienen que la Cuarta Transformación repudia a la comunidad científica deberían considerar el ascenso de los físicos en este sexenio. En el Palacio del Ayuntamiento, un grupo formado hace tres décadas en la Facultad de Ciencias de la UNAM y encabezado por Claudia Sheinbaum, dirige los destinos de la capital de la República.

El gobierno federal también ha contratado a otros expertos en matemáticas aplicadas a la economía. Uno de los casos más recientes es el de Breno Lorenzo Madero Salmerón, físico de la UNAM y docente del Instituto Courant, quien lleva 20 días a cargo de Agroasemex, por nombramiento directo del Secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O.

Las decisiones económicas requieren esa mentalidad estratégica. Y más, en la aplicación de políticas públicas para el sector agropecuario. El nombramiento de Madero Salmerón -quien tras una década de actividades académicas ingresó al servicio público en 2015 y acumula experiencia en Pemex, FND y la CNSF- será ratificado por el consejo de administración de la paraestatal en sesión ordinaria.

El pase de mensajería, sin embargo, no fue sencillo. Pues la anécdota de la resistencia interna que ha tenido que enfrentar la propuesta de transformación impulsada por el Palacio Nacional es la rebelión del director saliente, Javier Delgado Mendoza, quien, a pesar de no haber sido ratificado en ese cargo por el nuevo titular de la SHCP, Permaneció en el cargo durante dos meses y fingió una polémica antes de aceptar su liquidación.

Durante los dos primeros años del sexenio. Delgado Mendoza se desempeñó simultáneamente como director general de Agroasemex, FOCIR, el Fideicomiso de Riesgo Compartido y el Fondo Nacional de Desarrollo; cuatro entidades de importancia estratégica para el sector rural.

Esta concentración de funciones fue aparentemente coherente con la austeridad republicana y contó con el respaldo del entonces titular de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo. Una situación similar ocurrió en el naciente Segalmex, con el agravante de que los altos directivos de esa nueva entidad ocuparon cargos -y cobraron- en Liconsa y Diconsa mientras nacía la nueva paraestatal.

Delgado Mendoza concentró sus funciones en la Financiera y esperó pacientemente la aprobación del Congreso para una nueva instancia, AgroFin, que nunca llegó. Mientras tanto, en las demás dependencias a su cargo, delegó el relevo de los asuntos cotidianos en los subdirectores. En Agroasemex, su brazo derecho era Luis Fernando Rodríguez Castañeda, quien el 31 de julio -en ausencia del director general- firmó los estados financieros del primer semestre de 2021, donde se registró un récord de 113 millones de pesos como pérdida bruta, que Sumado a los gastos de administración y obligaciones salariales, generó un EBITDA negativo de 213 millones. El año anterior, las pérdidas operativas ascendieron a 323 millones.

La política de austeridad del gobierno de López Obrador convirtió a Agroasemex en el protector de todo el gobierno federal, incluido Petróleos Mexicanos. Delgado Mendoza, había dejado -en julio de 2020- la propiedad de la FDN a Baldemar Hernández y ambos se habían encargado de la implementación de un esquema de microcrédito para pequeños productores agrícolas, vinculado a un seguro catastrófico que sería administrado en los Centros de Integral. desarrollo.

La inexperiencia y los problemas operativos han arruinado esa iniciativa, pero sobre todo los recortes presupuestarios. Para el año fiscal 2020, la Cámara de Diputados había destinado 2.500 millones de pesos para seguros catastróficos y un fondo de cobertura de riesgos, pero el Ejecutivo federal decidió reasignarlos, debido a la contingencia de salud.

Las instrucciones superiores, inapelables: créditos para pequeños productores directamente, sin intermediarios financieros y con la intervención de los servidores de la nación. ¿Y la cartera vencida de la Financiera? ¿Y los gastos catastróficos ante las heladas y las trombas marinas? Delgado Mendoza ya no responderá a los resultados de su gestión en estas áreas.

Expertos en gestión de riesgos toman ahora las riendas de las instancias especializadas en créditos al campo. Éstas serán las tareas de Madero Salmerón, el nuevo director de FIRA, Jesús Alan Elizondo Flores, y otros especialistas que serán contratados por instrucciones superiores.

Efectos secundarios

OMISIONES. En la definición de la reforma electoral, Transparencia Mexicana promoverá que la presentación de la denominada declaración # 3de3 es un requisito para que quienes llegan al INE inscriban su candidatura a un cargo de elección popular. Y es que solo 7.345 candidatos, de los 135.354 inscritos en el concurso federal, hicieron pública su declaración de bienes, intereses y la opinión de cumplimiento en el pago de sus impuestos.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link