Opinión

Desigualdad, el reto: Rogelio Ramírez

En el tiempo que lleva en el cargo, el nuevo secretario de Hacienda y Crédito Público, Rogelio Ramírez de la O., ha hablado poco, pero ha sido claro y preciso.

El punto central de su diagnóstico es que México ha sufrido una gran desigualdad durante décadas.

Y ha dicho que combatirlo es el objetivo prioritario del gobierno de López Obrador.

El responsable de finanzas públicas ha trazado la ruta para remediarlo, en tres puntos básicos:

1.- Fortalecer el poder adquisitivo de los ciudadanos, especialmente de la población con menos recursos; 2.- Incrementar la conectividad física entre regiones rezagadas y; 3.- Separar los intereses privados de los intereses del gobierno. La base fundamental para la consecución del objetivo – subrayó – es la estabilidad macroeconómica y social y la disciplina fiscal.

Por eso se ha enfocado en incrementar la recaudación a través de la eficiencia y el combate a la evasión y no a través del aumento de las tasas impositivas. Tiene razón Ramírez de la O. cuando afirma que México es respetado internacionalmente por tener una posición fiscal y sólidos fundamentos económicos.

Aunque también hay que decir que esta es una medalla que tuvieron y mantuvieron los gobiernos neoliberales anteriores, incluso con ventaja sobre el actual.

Hay mucho que criticar al presidente Andrés Manuel López Obrador, pero hay un tema en el que no se puede negar que ha tenido éxito y éxito: recaudar impuestos a los ricos.

Lo ha estado haciendo eliminando la condonación de impuestos para los grandes contribuyentes y obligando a un número significativo – y creciente – de ellos a cumplir adecuadamente con sus obligaciones tributarias.

Lo que ahora parece más claro es que el gobierno profundizará su intención de romper con el consenso neoliberal en materia fiscal. El camino que seguirá para reducir la desigualdad es el fiscal.

Los sólidos cimientos de la nueva carretera son el cambio a la ley que agrava el delito de fraude fiscal y considera delincuencia organizada a quienes se organizan delictivamente para evadir el fisco. Este gobierno está recaudando más impuestos de los más ricos. La titular de la SAT, Raquel Buenrostro, ya lo venía haciendo, pero ahora con la llegada de la nueva secretaria de Hacienda cerrará la pinza.

La excelente relación entre Ramírez de la O. y Buenrostro es pública y conocida. A diferencia de lo que sucedió en la relación de Herrera con este último.

La medalla más valiosa que ha obtenido la titular del SAT es la de haber logrado incrementar, de manera extraordinaria, la recaudación tributaria en medio de la recesión económica más cruda de la historia.

Buenrostro logró su hazaña en virtud de los cambios a la ley y la coordinación con la Fiscalía Federal que encabeza Carlos Romero y la Unidad de Inteligencia Financiera de Santiago Nieto.

Hubo una intensa campaña contra las empresas facturadoras, otra se llevó a cabo contra el huachicol fiscal -los que cometen irregularidades en la importación de gasolinas y diesel- y se lanzó el régimen de fideicomiso, que representa una zanahoria para las pymes y particulares y un garrote para compañías. grandes empresas Los vientos contra el consenso neoliberal soplan en su contra, a nivel internacional. Hay una ruptura paulatina pero constante del criterio que sostiene que si a los ricos se les cobra menos, destinarán más a la producción y desencadenarán el crecimiento y el empleo.

Hay que decir que en los Estados Unidos, el presidente Joe Biden recientemente le pidió al Congreso que aprobara un aumento de impuestos para los más ricos.

Allí se registra el péndulo fiscal. Busca revertir los recortes de impuestos promovidos por Donald Trump.

Existe una tendencia en el mundo a cobrar a las grandes empresas multinacionales. Esta propuesta ya avanzó y en su momento la impulsó Arturo Herrera en representación de México.

En este sentido, la política de recaudación de impuestos del gobierno parece correcta. Lo que no parece encajar es el destino de los mayores recursos: obras emblemáticas y programas sociales. Ahí está el detalle como diría el gran comediante mexicano.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link