Opinión

El gas LP sube: tenemos un rompecabezas mal armado


 

El gas LP se ha convertido en uno de los villanos favoritos a la hora de explicar la inflación en México. Ha sido así en cada uno de los últimos meses. Hablamos de este hidrocarburo que nace de la mezcla de gases licuados y disueltos en aceite por ser el combustible doméstico más utilizado en nuestro país. Está presente en el 76% de los hogares mexicanos y un alza en sus precios tiene un efecto regresivo: los hogares más pobres destinan 3.5 veces más de su presupuesto al gas LP que los hogares con mayores ingresos.

1. El precio del gas LP en Texas fue de $ 1.80 por BTU en la primera mitad del año pasado. Ahora es de alrededor de $ 3.10 por BTU. Es el precio más alto de la molécula desde 2014 y podría subir más a medida que baje la temperatura y aumente la demanda de calefacción. Por ahora, tenemos un incremento del 72% que nos afecta porque somos importadores masivos de este producto. Las importaciones representan las tres cuartas partes de lo que consume México. BTU es el acrónimo de British Thermal Units. Un BTU es igual al calor necesario para elevar la temperatura de una libra de agua a 1 grado Fahrenheit.

2. La dependencia de México del suministro externo de gas ha ido creciendo con el tiempo. A ello contribuye una actitud pasiva derivada de la “ventaja” de tener como proveedor a Texas, que es el productor de gas más barato del mundo. Debemos poner la palabra ventaja entre comillas, porque un factor que nos ofrece muchas cosas a nuestro favor también nos hizo vulnerables. Esto se hizo evidente durante las heladas de febrero de 2021, cuando la interrupción del suministro texano provocó desabastecimiento en México.

3. La vulnerabilidad aumenta porque la producción nacional de gas propano licuado se ha derrumbado. Si tomamos como referencia el pico alcanzado en 2016, la producción está ahora un 44% por debajo de ese nivel. Solo en 2021, la caída en la producción es del 12 por ciento. En medio de tanta retórica que ensalza la soberanía energética, se destaca la ausencia de una estrategia para impulsar la inversión en gas LP. No hay suficientes recursos públicos, pero se refuerza el rol dominante de Pemex. El capital privado juega un papel mucho menor de lo que podría, en una industria que requiere billones de dólares.

4. El aumento del precio del gas en Texas es el principal factor que explica el aumento del precio del gas LP en México. Las amas de casa tienen razón cuando se quejan de cuánto ha subido el coste de la bombona de gas. Entre junio de 2020 y el mismo mes de este año, el aumento había sido del 33 por ciento. Esto llevó al índice de precios al consumidor a superar la barrera simbólica del 6% anualizado.

5. El gobierno federal decidió intervenir en el mercado del gas decretando un control de precios y anunciando la creación de una empresa a cargo de la distribución, denominada Gas Bienestar. La intervención ha tenido un efecto limitado. Según información de la Comisión Reguladora de Energía, el precio del gas acumula un incremento del 7,4% entre el 1 de agosto y el 25 de septiembre, período en el que entró en vigencia la política de precios controlados.

6. Gas Bienestar ha iniciado operaciones en Iztapalapa, la alcaldía más pobre y poblada de la Ciudad de México. Las primeras semanas están llenas de anécdotas que reflejan lo difícil que será el despliegue de este nuevo jugador. Su entrada en escena ha servido para inhibir el abuso de algunas de las empresas que dominaban el mercado, pero siembra dudas razonables sobre la posibilidad de que pueda crecer rápidamente en otros lugares. ¿Cuánto debería invertir Pemex para que Gas Bienestar marque la diferencia a escala nacional? ¿Puede una empresa con una deuda superior a los 100 mil millones de dólares dedicar recursos a subsidiar a los consumidores? ¿No sería mejor invertir dinero público en otros proyectos … por ejemplo en la producción de gas o tratar mejor a los investigadores científicos?

Este contenido fue publicado originalmente en: Link