Economía

Inversionistas locales evitan catástrofe financiera al tomar títulos que dejan extranjeros


 

Entre enero y agosto de este año, inversionistas extranjeros han liquidado posiciones en títulos de deuda mexicana por 219,627 millones de pesos, revelan cifras del Banco de México.

Esta venta de títulos de deuda mexicana representa el 86% del capital total que salió en todo 2020, en medio del shock pandémico y difícilmente se revertirá en el resto del año, advirtió el director de Análisis Económico y Financiero del Banco. Base, Gabriela Siller.

“Al mismo tiempo que los inversionistas extranjeros están liquidando profusamente sus tenencias de títulos de deuda, particularmente Bonos M, por otro lado hay compradores en el mercado interno que los están comprando”, explicó Carlos Ramírez, analista de la consultora Integralia y ex presidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

Esto explica por qué el tipo de cambio no se ha depreciado, dijo el experto. “Por fin tiene las manos firmes en el mercado interno, que son las aseguradoras, que son las siefores, que son los fondos de inversión y los bancos, que se llevan lo que dejan los extranjeros”, enfatizó.

Además, la economista por México de BNP Paribas, Pamela Díaz Loubet, precisó que los participantes del mercado interno han tomado en este mismo período, desde el último día de diciembre al 10 de septiembre, 783,920 millones de pesos.

En resumen, la disminución de la propiedad gubernamental en manos de extranjeros ha sido compensada por un aumento de la propiedad local, principalmente en la propiedad asociada a las Afores, comentó el estratega.

Sin catástrofe financiera

A medida que avanza la salida de capitales, podemos anticipar que México registrará por primera vez dos años consecutivos de salidas de capital, explicó por separado la directora de Análisis Financiero y Económico del Banco Base, Gabriela Siller.

En 2020 se registró la mayor salida de capitales del mercado mexicano, por un monto de 257,238 millones de pesos. La liquidación completada hasta el momento equivale al 86% de las ventas totales del año de la pandemia.

Carlos Ramírez destacó que lo que nos ha salvado de una catástrofe financiera tras esta liquidación es la profundidad del mercado interno y tomó el caso de la crisis de 1994.

“En ese año, la salida de capitales en Tesobonos provocó una catástrofe y crisis financiera, y fue en ese momento que las autoridades comenzaron a trabajar en el desarrollo de un mercado interno y desde entonces impulsaron paulatinamente reformas legales que incluso dieron lugar a las Afores, y han dado como resultado un mercado interno de manos firmes que nos defiende de este sangrado de los extranjeros ”.

Además, la directora de análisis del Banco Base, Gabriela Siller, aclara el importante ingreso de dólares vía remesas y exportaciones, que han jugado un papel decisivo en contrarrestar el efecto de esta liquidación sobre el tipo de cambio.

Volatilidad mundial, origen

Según el estratega de BNP Paribas, las salidas de capital que se han producido están más asociadas al ciclo global de volatilidad y, por lo tanto, son menos controlables a través de la política monetaria o elementos de alguna política pública interna.

Estos choques están asociados con nuevas oleadas de Covid -19 y las decisiones monetarias de las economías avanzadas.

También recordó que el ajuste de la cartera se ha generalizado y también es el resultado de la entrada de China en el índice WGBI.

ymorales@eleconomista.com.mx

Este contenido fue publicado originalmente en: Link