Mercados

Lala, con un pie fuera de la BMV: así fue la debacle en su paso por el mercado de valores

Después de ocho años desde su llegada al Bolsa de valores mexicana (BMV), Lala Está a un paso de dar marcha atrás, en un contexto de bajos precios y baja comerciabilidad de sus acciones, a lo que se suman una serie de malas decisiones de la junta directiva y fricciones con el gobierno federal.

Con el tiempo, Lala ha tenido un desempeño volátil, con tendencia a la baja durante los últimos cinco años. La empresa realizó la mayor oferta pública inicial de México en lo que va de 2013, recaudando 14.055 millones de pesos, y en 2016 los títulos alcanzaron un máximo histórico de 47.22 pesos, mientras que el jueves cerraron en 16 pesos, lo que representa un retroceso del 66%.

Valor de mercado de Lala, fundada en 1950 en Torreón, Coahuila, es de 39.590 millones de pesos, estima Bloomberg. Antes de la llegada de la pandemia en marzo del año pasado, los papeles caían a un mínimo histórico de 10,22 pesos, apenas 5,78 unidades por debajo del precio actual.

Lala era parte del Índice de precios y cotizaciones (IPC), que incluye a los emisores mexicanos más líquidos, de 2014 a 2019, pero salió por no cumplir con los criterios establecidos para su permanencia, los cuales están relacionados con el bajo volumen de operación de la empresa.

Lala ha estado cotizando (en los últimos años) con un volumen de negociación muy bajo, en sí el mercado mexicano siempre ha tenido problemas, y en el caso de Lala es aún más notable que en otros emisores. Mientras el mercado no tenga mayor volumen, no se recuperará

comentó Amin Vera, director de análisis económico de BlackWallStreet Capital

En la sesión del jueves, 146.000 acciones de Lala cambiaron de manos, un volumen significativamente menor que los 180 millones de acciones negociadas a lo largo del día por las empresas que integran el IPC.

Te puede interesar: 9 de las empresas de la BMV ya preparan dividendos

OPA concluye

Esta semana, la empresa productora y comercializadora de lácteos que preside Eduardo Tricio concluyó la Oferta Pública de Adquisición (OPA) que anunció en mayo de este año, con el objetivo de excluir sus acciones de la BMV.

Con la operación, el fideicomiso que controla la empresa aumentó su participación en Lala al 99,6%, tras hacerse con 565,4 millones de acciones que estaban flotando en el mercado, a un precio de 17,36 pesos cada una.

Te puede interesar:  Petróleo sube por renovada demanda por gasolina y debilidad del dólar

Alpura quiere expandirse … pero suben los precios de la soja y el maíz, ponen un pie en ello

La intención de la empresa era comprar el 25% del capital social en circulación, aunque el resultado fue del 23,3%. Aun así, un número muy reducido de acciones de Lala permanecen en manos del público inversionista, por lo que en las próximas semanas convocará a asamblea para solicitar la aprobación de la cancelación de su registro en la BMV a la Comisión Nacional de Horneado y Stock (CNBV).

“La intención es solicitar a la comisión que cancele la inscripción en el Registro Nacional de Valores de las acciones representativas del capital social de Lala, así como la cancelación de su cotización en Bolsa, con el fin de permitir su cotización en dicha bolsa. . «, señalar el aviso de oferta.

En su relevante evento enviado a la BMV en mayo, Lala dijo que aprovecharía el precio descontado de las acciones para realizar la Oferta pública de adquisición. Una vez que la CNBV autorice la exclusión, la familia Tricio concentrará más poder sobre las decisiones operativas que ya no pasarán por la junta de accionistas.

Los dueños han hecho un excelente negocio al sacar a Lala de la bolsa de valores desde que la OPI (OPI) fue de 27,50 pesos. Una vez que se vaya, no tendrá que rendir cuentas a nadie.

dijo Iván Santín, analista de inversiones independiente

La salida representa un gran ahorro para Lala porque ya no tendrá que pagar comisiones a la BMV, además de que evitará someterse a las medidas regulatorias que aplican a todos los emisores para permanecer en el mercado de valores.

Relación AMLO-Tricio, la gota que colmó el vaso

Lala pasó los últimos años turbulenta, a pesar de sus ambiciosos planes de expansión y una serie de cambios de gestión llevados a cabo por Eduardo Tricio.

En medio de esta serie de hechos y la caída del precio de las acciones, el cambio de gobierno se produjo, en 2018, con la llegada de Andrés Manuel López Obrador al Palacio Nacional.

La gota que colmó el vaso fue la entrada de López Obrador a la administración federal. AMLO ha dicho abiertamente que Eduardo Tricio y la familia Tricio son ‘la mafia del poder’ y que operaron para evitar que él ganara

Te puede interesar:  Peso se aprecia 1.40% al cierre, su mejor día desde el 15 de julio

recordó Vera

Si bien la relación entre el presidente y el empresario ha mejorado, Tricio, quien preside la junta directiva de Lala desde el año 2000, fue uno de los principales detractores de AMLO, junto a otros empresarios que son señalados reiteradamente por el titular del Ejecutivo, como Claudio X. González, Alberto Baillères y Alejandro Ramírez.

El año pasado, el CNBV Multa a Tricio con $ 35,000 por omitir información sobre transacciones relacionadas con los valores de una empresa donde trabajaba.

La administración de AMLO también lanzó la medida para forzar el etiquetado frontal en alimentos y bebidas, situación que pasó factura a los resultados de algunos de los productos de Lala.

De Arquímedes a Leyva y de regreso a Arquímedes

Arquímedes Celis, actual director general de Lala, regresó a la empresa tras la gestión de la estadounidense Scot Rank y del colombiano Mauricio leyva decepcionaron tanto a Tricio como a los inversores.

En 2015, Celis dejó la empresa y dio paso a Rank, quien había dejado la gerencia de Walmart de México en medio de un escándalo que lo vinculaba directamente con sobornos ejecutados por la cadena de supermercados. Bajo su liderazgo, Lala compró en 2016 la empresa Laguna Lechera en los Estados Unidos, por $ 249 millones, y en 2017, el brasileño Vigor, por 1,38 mil millones de dólares.

Analistas consultados por EL CEO Coinciden en que estas adquisiciones provocaron una caída en el valor de mercado de Lala, ya que el monto de las operaciones aumentó demasiado la deuda y redujo el flujo de caja operativo.

Tras la quiebra, Leyva tomó las riendas de Lala en 2018 con el plan de diversificar el portafolio de Lala, debido a que el mercado lácteo se está volviendo menos rentable por el aumento de insumos para su producción, como energía y pasto. .

A su regreso en 2020, Celis todavía está tratando de averiguar el próximo paso de Lala. La compañía incluso anunció a principios de este año que entrará de lleno en el mercado de fiambres bajo la marca Plenia, aunque enfrentará una dura competencia con jugadores ya consolidados como Sigma, del Grupo Alfa.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link