El Gobierno de Chile aplicó este miércoles «discusión inmediata» al proyecto de ley que busca dar luz verde a un cuarto retiro del 10% de los fondos de pensiones con el fin de «reducir los impactos macroeconómicos», al tiempo que reitera su rotundo rechazo a la medida.

«La urgencia actual, de carácter extraordinario y excepcional, tiene su justificación en la urgente necesidad de que el Honorable Congreso Nacional resuelva, mediante su pronta votación y lo antes posible, el rechazo de la presente propuesta de reforma constitucional», se lee en el documento que el Ejecutivo envió al Congreso.