El gigante inmobiliario chino Evergrande, cuyo desplome bursátil en los últimos días ha arrastrado a las bolsas de todo el planeta, afronta con incertidumbre el pago de intereses de 84 millones de dólares (unos 71,6 millones de euros) cuyo vencimiento es el próximo jueves.

A estos se suman otros 47,5 millones de dólares (40,5 millones de euros) que se devolverán antes del próximo 29 de septiembre.