Economía

Red Eléctrica recorta un 13% su beneficio en 2020 tras provisionar 122 millones por Hispasat

Logo de REE en una torre del tendido eléctrico.
Logo de REE en una torre del tendido eléctrico.Sergio Perez / Reuters
 

Grupo Red Eléctrica obtuvo un beneficio neto de 621,2 millones de euros en 2020, lo que representa una caída del 13,1% con respecto al ejercicio anterior, tras provisionar un deterioro del valor de los activos de Hispasat por importe de 122,3 millones, según ha informado este miércoles la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). En términos recurrentes, sin considerar esa provisión, el resultado neto del año pasado sería de 703,0 millones de euros, un 1,8% inferior al del 2019.

El operador de la red destacó que el ejercicio ha estado marcado por la aplicación de los nuevos parámetros regulatorios a la actividad de transporte en España, que ha ocasionado una caída en la cifra de negocios asociada al negocio regulado cercana a los 200 millones de euros.

Asimismo, se ha visto afectado por la crisis sanitaria de la covid-19, que no ha afectado a la continuidad de las operaciones de las empresas del grupo y sus consecuencias no han tenido impactos significativos a excepción de la actividad satelital, con esas provisiones por 122,3 millones de euros.

La cifra de negocio en 2020 del grupo presidido por Beatriz Corredor alcanzó los 1.985,8 millones de euros, lo que refleja unos menores ingresos de transporte en España por los nuevos parámetros retributivos establecidos por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), compensada en parte por la mayor retribución de la operación del sistema en España y del incremento de la actividad de telecomunicaciones, gracias a la incorporación de Hispasat, que ha aportado 155 millones en el año.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) se situó en los 1.568,5 millones de euros a cierre de 2020, un 1% por debajo del obtenido en 2019. En esta cifra se incorpora 118,8 millones procedentes de Hispasat. Asimismo, se incluyen en el Ebitda como resultados de sociedades participadas el 50% de los resultados de las empresas de transporte de electricidad chilena TEN y de la brasileña Argo, por un importe total de 25,3 millones de euros.

A lo largo de 2020, el Grupo Red Eléctrica realizó inversiones por un total de 895 millones de euros, de los que 383 millones se destinaron al desarrollo de la red de transporte en España. Mientras, la deuda financiera neta al cierre del ejercicio de la compañía era de 6.113,3 millones de euros, cifra ligeramente superior a la existente a 31 de diciembre de 2019.

Inversiones por 4.400 millones de euros hasta 2025

Red Eléctrica de España (REE) prevé invertir un total de 4.400 millones de euros entre 2021 y 2025, de los que 3.300 millones, el 75%, se destinarán a la transición energética. Así se recoge en el nuevo Plan Estratégico 2021-2025 de la compañía presentado este miércoles por la presidenta y el consejero delegado del Grupo, Beatriz Corredor y Roberto García Merino.

Dentro de las inversiones destinadas a la transición energética, destaca especialmente el desarrollo de las infraestructuras necesarias de la red de transporte, incluidas en la propuesta de Planificación 21-26, que alcanzan más de 2.800 millones de euros. Junto a ello, REE fomentará el aumento de la capacidad de almacenamiento energético, como herramienta al servicio de la operación del sistema, con una inversión de 411 millones de euros que posibilitará una mayor integración de renovables y al mismo tiempo aportará más seguridad al sistema eléctrico.

Además, la compañía seguirá preparándose para operar en un sistema cada vez más complejo y más integrado en Europa, y para ello invertirá 92 millones de euros.

Otra de las líneas estratégicas del grupo es la consolidación de su negocio internacional. La compañía está presente en Perú, Chile y Brasil, países donde contempla una inversión de 225 millones de euros. Con esta inversión persigue la consolidación y el crecimiento orgánico del negocio eléctrico en estos tres países, potenciando su presencia allí y buscando nuevas oportunidades de negocio. REE prevé que la consolidación de la actividad internacional aportará un crecimiento anual del Ebitda en el entorno del 6% hasta 2025.

En cuanto al negocio de telecomunicaciones, contempla inversiones que alcanzan los 620 millones de euros para el desarrollo de infraestructuras satelitales, a través de Hispasat, y otros 115 millones para el negocio de fibra óptica y el despliegue de infraestructuras de red móvil 5G en el ámbito de los activos del Grupo. Según el plan, el futuro de Hispasat pasa por consolidar su negocio tradicional de vídeo en las regiones donde mantiene una posición de liderazgo, iniciando una transformación para dar cobertura a las nuevas necesidades del mercado, basadas en la conectividad universal como pilar de la digitalización de los sectores económicos, en la movilidad y en la transmisión de datos, como principales vectores de crecimiento.

Este cambio supone una evolución de la compañía hacia la prestación de servicios. En este sentido, la empresa se plantea desarrollar nuevos verticales asociados a la conectividad aérea, marítima, digitalización del sector primario, analítica de datos, así como obtener una mayor exposición a mercados resilientes como son los servicios institucionales o gubernamentales en el ámbito civil. Con ello, espera una mejora del Ebitda anualizado de Hispasat superior al 5% en el periodo.

Por último, la compañía mantiene el compromiso de dividendo hasta 2022 en un euro para situarlo en al menos 0,80 euros a partir de esa fecha, para acompañar las fuertes inversiones previstas.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link