Economía

Enagás ganó 444 millones en 2020, un 5,1% más, y sube el dividendo

Estación de compresión de Enagás en Dos Hermanas (Sevilla).
Estación de compresión de Enagás en Dos Hermanas (Sevilla).
 

La empresa de infraestructuras gasísticas Enagás ganó 444 millones de euros el año pasado, un 5,1% más que en el ejercicio anterior, ligeramente por encima de los objetivos que se había fijado la firma, fijados en 440 millones. Los ingresos de la compañía se resintieron un 5,8%, hasta los 1.084 millones de euros, pese a que, según ha explicado a la CNMV, la red que gestiona, de alrededor de 12.000 kilómetros de gasoductos y 19 estaciones de compresión, ha funcionado con plena disponibilidad técnica y comercial, sin registrar ningún impacto significativo en su actividad por la pandemia.

La firma estima que tras los beneficios están las políticas de control de gastos operativos y financieros, la contribución de las sociedades participadas (que aportaron 174,8 millones al ebitda, un 7,9% más), y un resultado positivo no recurrente de 18,4 millones de euros por diferencias de tipo de cambio. En 2020, 238 barcos metaneros descargaron en las plantas de gas natural, y la contratación de almacenamiento se situó a cierre de año en torno al 95%. La demanda de gas natural en España fue el año pasado la segunda más alta desde 2012, según la compañía.

Enagás ha comunicado que, como estaba previsto, incrementará su dividendo un 5%, hasta los 1,68 euros por acción, y ha ratificado su política de retribuciones, que contempla aumentos anuales más moderados, del 1% entre 2021 y 2026, periodo en el que prevé entregar unos 2.710 millones de euros a sus accionistas. El presidente de la compañía, Antonio Llardén, ha asegurado que los pagos son “compatibles” con todos los escenarios futuros.

Las inversiones netas en 2020 fueron de 859,2 millones, y entre ellas destaca la ampliación de su participación en la estadounidense Tallgrass Energy por un importe de 763 millones. La deuda creció un 14,2%, al pasar de los 3.755 millones a cierre de 2019, a los 4.288 millones actuales.

Enagás espera que sus participadas le generen un dividendo anual medio de 250 millones de euros, y está diversificando su negocio a proyectos vinculados a la descarbonización: la energética trabaja ya en 30 proyectos de hidrógeno y 16 de biometano con más de 50 socios y con presencia en prácticamente todas las comunidades autónomas, que podrían movilizar una inversión conjunta de en torno a 5.000 millones de euros. El operador de la red gasista redujo entre 2014 y 2020 un 63,2% sus emisiones, y ha adelantado a 2040 su objetivo de ser neutro en emisiones.

Caída del beneficio en 2021

Para 2021, Enagás prevé una caída del 14,4% en su beneficio neto, hasta los 380 millones de euros, aunque considera que dispondrá de “holgura suficiente” para cumplir con los dividendos comprometidos. Además, el grupo intensificará su plan de control y ahorro de gastos, y tratará de reducir su endeudamiento.

La empresa también se ha referido a las turbulencias que ha causado en el mercado la ola de frío que asoló España en enero. Asegura que el gas natural fue “crucial” para asegurar el suministro energético, y la demanda de gas natural residencial aumentó hasta el 30%, batiendo récords históricos.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link